RENIEGAN DEL 'PROCÉS'

Los independentistas intentan su catarsis mientras Puigdemont insiste en su investidura

Los líderes independentistas encarcelados reniegan de la vía unilateral para salir de la cárcel. Forcadell se retira de la carrera para presidir el Parlament y Mundó deja la política. El paso por la cárcel ha cambiado las posiciones políticas

El exconseller Joaquim Forn, en una imagen de archivo.
El exconseller Joaquim Forn, en una imagen de archivo.
Los independentistas intentan su catarsis mientras Puigdemont insiste en su investidura

El independentismo se reconfigura y da marcha atrás a pasos agigantados según se acerca la configuración del nuevo Parlament. El objetivo básico de salir de prisión del exconseller de Interior Joaquim Forn y los Jordis les ha obligado a renunciar a la vía unilateral y a reconocer ante el Tribunal Supremo que hubo actuaciones contra la ley durante el proceso para la Declaración Unilateral de Independencia e, incluso, en el 1 de octubre, hasta ahora defendido a capa y espada.

Es más, el expresidente de la Assamblea Nacional Catalana (ANC) y número dos de la lista de Junts per Cataluña, Jordi Sánchez, ha llegado a comprometerse ante el Tribunal Supremo a dejar su escaño si se retoma la vía unilateral. Ahora, todos ellos se comprometen a respetar la Constitución y a actuar de acuerdo a esos principios y, pese a que mantiene su independentismo, ha dicho que la actuación política a partir de ahora debe venir por cauces constitucionales, según EFE, que no cita fuentes.

Un rediseño completo de la estrategia que ha trascendido las paredes de las cárceles de Soto del Real y Estremera. También la expresidenta del Parlament, la republicana Carme Forcadell, se baja del carro. La diputada electa por ERC asegura que no se han “doblegado” y alude que ha cerrado “un ciclo en esta institución”. Pero su libertad provisional y el mantenimiento de su imputación por rebelión tienen, sin duda, un peso importante en esa decisión.

La posibilidad de que sea la mesa del Parlament la que tenga que decidir si fuerza el reglamento para permitir una eventual investidura del expresident Carles Puigdemont pondría a Forcadell en la cuerda floja judicial. Y los independentistas no están para perder muchos escaños. De hecho, la expresidenta de la cámara autonómica no tiene previsto dejar su escaño como sí ha hecho otro de los candidatos de ERC mejor posicionado para ocupar ese puesto.

Carles Mundó, el exconseller de Justicia que también pasó por prisión preventiva, ha dado un portazo al independentismo y hasta deja de lado la política. La espantada de los republicanos para ocupar ese puesto comienza a tener unas dimensiones difíciles de explicar, teniendo en cuenta el convencimiento con el que actuaban hace apenas un par de meses.

Sin embargo, aún hay quien se posiciona para el puesto. Por el momento, es Ernest Maragall, hermano del socialista Pasqual, quien presidirá la Mesa de Edad, el órgano que hace las veces de Mesa del Parlament el día de la constitución de la Cámara hasta que se elija la nueva. Otros nombres que suenan para ocupar la presidencia son los de Antoni Castellà, Alba Vergès, Roger Torrent o Sergi Sabrià.

Puigdemont insiste

Mientras, las opciones para la Presidencia de la Generalitat se mantienen en la eventual investidura telemática de Puigdemont, defendida por Junts per Cataluña, mientras otros han salido a dilapidar en tromba los partidos no independentistas y que desacreditan las filtraciones de informes jurídicos del Gobierno. De hecho, en estas instancias se deja claro que la investidura es un acto "indelegable" y "exige un debate presencial" y avisa de que una investidura telemática plantearía "un primer problema en el momento de la toma de posesión del cargo" y más adelante la "dificultad" de presidir reuniones de gobierno o la firma de acuerdos y disposiciones generales, según las citadas filtraciones, que han aparecido en varios medios.

También los letrados de la Cámara estudian el reglamento a conciencia para conocer las posibilidades que ofrece la norma interna ante la posibilidad que se plantea. También el PSC pedirá un informe urgente a Forcadell sobre sobre la "adecuación reglamentaria" de una investidura telemática o delegada, entre otros aspectos.

Al mismo tiempo continúan las cuentas para saber qué terminará pasando con la configuración de la mesa, el primer paso para dar comienzo a la nueva legislatura. La posibilidad de que los consellers que acompañan a Puigdemont abandonen el escaño se planeta desde hace días aunque, por el momento, no ha habido movimientos claros en ese sentido.

Los ‘Comunes’ tienen en su mano la posibilidad de que no sean necesarios todos los votos independentistas para que estos consigan la Presidencia de la Cámara mediante una abstención y, de forma reversible, ellos conseguirían los apoyos suficientes como para tener el control de este órgano.

Y no es una opción tan descabellada. Ciudadanos ya mostró su intención de hacer presidente a su candidato, José María Espejo-Saavedra, para impedir de forma "urgente" que un diputado independentista ocupe ese lugar, pero los ‘comunes’ lo rechazaron de plano. Esta posibilidad, sin embargo, es un escenario que temen las fuerzas independentistas, según indica Europa Press, que cita a fuentes independentistas.