lunes 17.02.2020
"Esto es la guerra"

Historia de una noche de 'escraches' y asedio a la Guardia Civil y a la Policía

Los agentes de ambos cuerpos de seguridad estatales sufrieron el acoso de los independentistas que rodearon la Jefatura Superior de la Policía Nacional en Barcelona y varios hoteles de Cataluña, donde se alojan miembros del Instituto Armado y de las unidades UIP del CNP

"Esto es la guerra, los Mossos nos venden". Esta es la frase que resume el sentir de los agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil desplegados en los distintos puntos de Cataluña. Tensa sobre todo fueron las situaciones vividas en las localidades de Pineda del Mar, Canella, Figueras y el centro de Barcelona, donde varios miembros del Instituto Armado y del CNP fueron acorralados, increpados e invitados de manera hostil a abandonar las ciudades. Al grito de "fora les forces d'ocupació" los manifestantes independentistas rodearon los hoteles donde se hospedan los agentes e incluso la Jefatura Superior de la Policía Nacional de Barcelona, situada en vía Laietana. "Han amenazado al personal del hotel y tenemos que abandonarlo", afirma uno de los policías alojados en uno de los hoteles asediados de Pineda del Mar.

Lanzados de los hoteles por la presión mediática y por amenazas. Los agentes de la UIP acostumbrados a intervenir en muchos desahucios podrían vivir este martes en sus propias carnes el desalojo. Varios hoteles de Calella (Barcelona), entre ellos el Palmeras, el Catalonia y el Vila, solicitaron a los 500 agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil a que abandonasen sus instalaciones después de los incidentes ocurridos durante el intento de referéndum del domingo. En el caso de la Policía Nacional 250 los agentes antidisturbios han tenido que buscarse otro alojamiento mientras permanezca el dispositivo desplegado en Cataluña. Algunos de los dueños de estos hoteles han recibido incluso amenazas de muerte si no echaban de sus dependencias a los agentes, según afirman fuentes policiales. 

En de medio de los miembros de la Guardia Civil y la Policía Nacional y los manifestantes, los Mossos d'Esquadra. Su papel durante el referéndum ha servido para ganarse el favor del pueblo catalán. Pero en esta ocasión no se pudieron 'esconder'. Varios furgones de la policía catalana protegieron los hoteles asediados por los independentistas, mientras algunos agentes del Instituto Armado y la Policía Nacional contemplaban atónitos desde las ventanas de sus habitaciones lo que ocurría. A pesar de ellos, algunos miembros de los cuerpos de seguridad estatales mostraron su disconformidad con los Mossos: "Nos venden", se podía leer en algunos grupos policiales de mensajería instantánea. "Tenemos el hotel rodeado han llegado los Mossos haciéndonos peinetas", escribía otro. 

El desconcierto y la falta de información hizo que aumentara la tensión también entre los guardias civiles y policías nacionales. De hecho, hubo momentos de la noche donde se desconocía el paradero de algunas unidades. "No sabemos donde están los compañeros de la Guardia Civil enviados desde Pamplona y Tafalla", aseguraba uno de los agentes 'escracheados'. Al asedio también se sumó los bomberos locales que estuvieron en las cercanías de algunos de los hoteles con las sirenas puestas durante más de 20 minutos. 

El momento de máxima tirantez llegó cuando algunos miembros de la Policía Nacional se presentaron en el hotel MontPalau entre abucheos y los insultos de los manifestantes independentistas. Sin embargo, en la recepción del hotel les esperaba un recibimientos menos hostil. Varios agentes de la Policía Nacional alojados en el hotel bajaron a recibir a sus compañeros entre aplausos y vítores de "viva España". La escena fuera y dentro del alojamiento hostelero era más propia de una guerra que de una manifestación.

Por su parte, el Gobierno ha ordenado este martes que los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil no abandonen los hoteles donde están hospedados en Cataluña y tengan contrato en vigor. Esta decisión la ha trasladado ya el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, a los responsables del dispositivo.

loading...
Comentarios