martes 18/1/22
En Aspa, Lleida

El cazador que disparó a los agentes rurales en la cabeza dice que no recuerda lo sucedido

Los guardias, que fallecieron en el acto, le habían pedido el permiso de armas. El hombre vació los tres cartuchos de su arma, para la que no tenía licencia

El suceso ocurrió en Aspa, Lleida.
El suceso ocurrió en Aspa, Lleida.

Ismael Rodríguez, el cazador que ayer mató a dos agentes rurales en Aspa (Lleida) ha declarado que no sabe por qué disparó y ha asegurado que no recuerda nada de lo sucedido. Aunque en principio se preveía que el cazador pasaría a disposición judicial mañana lunes, finalmente los Mossos lo llevarán ante el juez de guardia de Lleida el martes, con lo que prácticamente agotarán las 72 horas de que disponen tras su detención este sábado por la mañana en el coto de Aspa.

El homicida, Ismael Rodríguez, de 28 años, ha indicado que debió vaciar la escopeta en "un acto instintivo, no voluntario", y que no recuerda ni haber apuntado a los agentes ni qué le pasó por la cabeza para disparar su arma, según informa la Cadena Ser, que ha tenido acceso a la declaración del cazador ante los Mossos. 

El cazador mantuvo una fuerte discusión con los guardias por sus licencias de armas, ya que el hombre tenía licencia tipo D, que permite el uso de escopetas de menor potencia de la que llevaba en ese momento -un arma de calibre 12 y que no estaba a su nombre-, según indica 'El Español'. 

El desencadenante del ataque fue la discusión que mantuvieron y los agentes forestales apenas tuvieron tiempo de reaccionar cuando el joven les disparó en la cabeza y les mató en el acto, relata ese mismo diario.

Pero en la declaración ante la policía el cazador ha dicho que lo único que recuerda el cazador es que los agentes rurales le saludaron con un "buenos días" y que le pidieron que descargara el arma. A partir de este momento, el cazador dice no recordar su reacción, ni que apuntase a nadie, ni a qué distancia, y que no se explica cómo llegó a vaciar la escopeta, los tres cartuchos que el arma permite disparar de forma consecutiva.

Ismael Rodríguez recuerda que, a instancia de sus compañeros de caza y en estado de shock, llamó al número de emergencias 112 para alertar de lo sucedido. Durante la llamada, ha indicado, no tenía conciencia sobre lo que estaba diciendo y pasó el teléfono a otra persona de su grupo de cazadores para que acabara de explicar el que había pasado.

El cazador, que según fuentes de la defensa se mostró muy arrepentido por el crimen, también explicó que no toma ningún fármaco y que no está bajo tratamiento de ningún tipo de enfermedad. Ismael Rodríguez permanece detenido en la Comisaría de los Mossos de Lleida y probablemente mañana pasará a disposición judicial. 

Comentarios