martes 24/11/20

La ortodoncia invisible, una apuesta cada vez más popular entre los tratamientos dentales

Los tratamientos de ortodoncia están pensados para que la persona que se somete a ellos pueda lucir su mejor sonrisa. Lejos de parecer una cuestión puramente estética, lo que hay tras ellos es en muchas ocasiones la corrección de un mal alineamiento de piezas dentales y una corrección en la masticación, lo que puede llevar a un uso excesivo de ciertas áreas de la cavidad bucal

Pero si nos centramos en el aspecto estético, que es el más aparente, tener los dientes torcidos afecta a la apariencia de una persona y puede generarle problemas de autoestima y confianza en sí misma. Por suerte, los tratamientos de ortodoncia corrigen esa cuestión y son muy eficaces.

Desde hace años está ganando mucha fama la ortodoncia invisible o tratamientos de Invisalign, que suponen la alternativa a la ortodoncia convencional. Mediante este proceso se pueden solucionar problemas de apiñamiento dental, diastemas o sobremordidas, pero sin tener que lucir brakets, o al menos sin que estos sean visibles.

¿En qué consiste la ortodoncia invisible?

El tratamiento Invisalign o de ortodoncia invisible consiste en un sistema de alineadores o retenedores transparentes que se fijan a los dientes y ayudan a corregir todos los defectos descritos anteriormente, pero especialmente son muy eficaces ante la mordida –oclusión- u el mal alineamiento.

La puesta de estos alineadores debe mantenerse por periodos de unas dos semanas y una vez pasado este tiempo, hay que visitar nuevamente la clínica dental para renovarlo por otro sistema. De este modo, la férula se va adaptando a la evolución de la dentadura. Cada sistema de retenedores es diferente y está diseñado para que la mejora en el alineamiento sea efectiva.

Antes de iniciarse el tratamiento, el ortodoncista planifica cómo han de ser los alineadores proyectando cómo será la evolución del paciente y su sistema bucodental. El funcionamiento es similar a los brackets tradicionales, pero la fuerza que ejercen estos retenedores es menor. Junto a los alineadores se colocan también unos ataches, que son unos relieves de composite que se alinean al diente y facilitan que las piezas dentales giren y los retenedores ejerzan más fuerza.

¿Qué ventajas se asocian al sistema Invisalign?

La ortodoncia invisible gana cada vez más adeptos por sus beneficios asociadas. Sus ventajas estéticas han hecho de este tratamiento uno de los más demandados  en la Clínica Dental Cervantes, cuyo gerente es Pablo Rodas.

Los retenedores de ortodoncia invisible son, a simple vista invisibles, aunque la realidad es que son retenedores transparentes. Este es uno de los motivos principales que anima a la gente a usarlos. Los brackets metálicos, aunque son también muy eficaces y ofrecen buen resultado, tienen el impedimento de deslucir mucho la sonrisa.

Por otra parte, no debemos olvidar que estos retenedores invisibles son más cómodos y producen un movimiento de dientes más suaves. No es que produzcan un efecto de no llevar nada, pero son más confortables que los brackets.

Desde un punto de vista funcional, los alineadores son removibles, lo que significa que se deben retirar para comer. Esto hace posible comer todo tipo de alimentos mientras se mantiene el tratamiento. Además, igualmente se pueden quitar para el cepillado dental, lo que favorece una mejor higiene bucal.

Clínica Dental Cervantes es experta en Invisalign en Granada, así como en otros tratamientos de ortodoncia en la ciudad nazarí. Desde su web recomiendan esta opción para corregir problemas relacionados con la mordida o el mal alineamiento.

¿Supone un mayor compromiso por parte del paciente llevar estos alineadores?

Los tratamientos de ortodoncia invisible son cada vez más demandados por el público en general, pero hay que dejar claras varias cuestiones. En primer lugar, el hecho de que sean retenedores removibles no implica que puedan no ser usados. De hecho, para que el Invisalign sea efectivo debe permanecer colocado al menos 20 horas diarias y solo pueden ser removidos para comer y beber y para la higiene bucodental. Si se toma mucho café tampoco es aconsejable retirarlos.

La puesta y quita constante de las férulas implica un proceso muy cuidadoso de limpieza. Lo más adecuado es utilizar un cepillo, jabón neutro y agua limpia. A diferencia de las férulas nocturnas, que se utilizan solo para dormir, estos retenedores deben mantenerse las 24 horas salvo los momentos excepcionales descritos.

Los tratamientos de ortodoncia invisibles tienen una duración mínima de 12 meses. Son menos eficaces que los brackets metálicos, porque ejercen menos presión, pero un buen uso de ellos consigue grandes resultados.

El tiempo de tratamiento está determinado por la complejidad de la maloclusión. En los casos más leves, con un año bastará, pero es importante acudir periódicamente a la clínica dental para cambiar las férulas y comprobar la evolución del posicionamiento dental.

Estos tratamientos son válidos para todo tipo de públicos, desde niños a adultos, aunque hay que desarrollar férulas específicas para cada paciente en todo momento.

Comentarios