miércoles 26/1/22
el eje de nuestra salud

La importancia de descansar con una buena Almohada

Una buena almohada puede suponer un antes y un después en el descanso, y es que nos puede ayudar desde a conciliar mucho mejor el sueño hasta incluso acabar con esos dolores de cervicales, brazos, espalda, etc. que nos han venido acosando durante tanto tiempo

La importancia de descansar con una buena Almohada
La importancia de descansar con una buena Almohada.

En la actualidad vivimos un ritmo de vida muy rápido y exigente, haciéndonos responsables de multitud de cosas al cabo del día, y teniendo que responder ante nuestro trabajo, los compromisos y por supuesto también guardar energía para estar con nuestra familia. Esto hace que el descanso sea todavía más importante, y es que es el eje de nuestra salud, por lo que debemos preocuparnos, entre otros, por adquirir una buena almohada que nos ayude a descansar a pierna suelta y a dejar atrás los dolores posturales.

Conoce todos los beneficios de descansar con una buena almohada

A la hora de descansar es muy importante elegir una buena almohada, y es que estamos hablando de un recurso a través del cual vamos a poder no sólo descansar de una forma mucho más confortable, sino además garantizar que nuestra espalda y cuello están totalmente alineados, de manera que nuestra columna vertebral permanecerá recta y de esta manera podremos combatir esos molestos dolores que surgen al utilizar almohadas de mala calidad o incluso a dormir sin almohada.

Utilizar una buena almohada nos va a garantizar un sueño mucho más profundo y, por tanto, un descanso más óptimo, además de que es la mejor forma de prevenir los problemas tanto de cervicales como de espalda que van generándose con el paso de los años.

Debemos tener en cuenta que las malas posturas son las que precisamente afectan a nuestra salud y calidad de vida, de manera que, si no las corregimos al menos cuando estamos descansando en la cama, entonces podéis estar totalmente convencidos de que en el futuro estos problemas de espalda y de cervicales se harán cada vez más patentes y más molestos.

A su vez también nos van a ayudar a conseguir la postura más relajada posible, logrando en todo momento aliviar la tensión en la zona del cuello y de los hombros, pero para ello es muy importante adquirir almohadas de calidad que tan sólo podemos encontrar a través de fabricantes de almohadas y toppers con larga experiencia en el sector como son Top Nimbos y que cuentan con todo el equipamiento y materiales de mayor calidad que permiten la fabricación de un producto desarrollado a la perfección.

Los tipos de almohada más recomendables

Por otra parte es importante tener en cuenta que no sólo existe un único tipo de almohada, sino que hay varias alternativas entre las que podemos elegir, adaptándose cada una de ellas a las distintas necesidades en función de nuestras características e incluso de nuestra forma de dormir.

En este sentido podemos destacar las almohadas especializadas como son las almohadas de viscoelástica, las almohadas de plumas y las almohadas mixtas, teniendo todas ellas unas características determinadas que las hacen más adecuadas para distintos casos.

Hay que tener en cuenta que cada una de ellas se va a adaptar mejor a unas condiciones determinadas, de manera que por ejemplo la viscoelástica es una de las más recomendables fundamentalmente si dormimos de lado, ya que nos aporta una buena firmeza y, si optamos por un grosor medio, tendremos la tranquilidad de que estamos consiguiendo una alineación adecuada.

También tenemos las almohadas de plumas que destacan fundamentalmente por su tacto y que cuentan con una dureza perfecta, manteniendo un punto medio gracias al cual se adapta a prácticamente cualquier persona.

Por otra parte, las almohadas mixtas combinan la viscoelástica con el tacto de la pluma, con lo que se consigue una suavidad y comodidad verdaderamente sobresaliente, logrando de esta forma garantizar el mejor descanso posible en cualquier posición.

En definitiva, es importante tener en cuenta que hay diversos tipos de almohadas que se pueden adaptar mejor a nuestra forma de dormir y a nuestras características personales y físicas, pero en cualquier caso os recordamos que, para evitar problemas de salud, lo ideal es renovar la almohada cada dos años, y es que se trata de una inversión que nos va a beneficiar mucho de cara al futuro.

Comentarios