martes 24/11/20

Dónde guardar tus mascarillas, el otro problema en tiempos de coronavirus

Después de un estado de alarma, con una nueva normalidad que poco a poco nos adapta a los nuevos hábitos de higiene y seguridad que debemos cumplir por nuestra salud, todo ha cambiado en nuestro entorno

Salir a la calle con una mascarilla se ha vuelto obligatorio, sobre todo si vamos a estar en lugares en los que es imposible guardar la distancia de seguridad entre personas.

Pero, ¿y en los lugares en los que no es necesario ponérsela? En grandes espacios abiertos, en reuniones familiares con distancia de seguridad... Hay muchas ocasiones en las que esta obligatoriedad se disipa, y es justo en estas en las que el público se ha dado cuenta de otro problema. ¿Cómo guardo mi mascarilla quirúrgica, dónde la pongo para no olvidarme de ella?

Soluciones para el problema de guardar las mascarillas quirúrgicas

Los despistes, los olvidos o, simplemente, no tener dónde ponerlas. Las mascarillas quirúrgicas deben separarse de las mascarillas de los demás para reducir al máximo cualquier atisbo de contagio, incluso aunque sea en lugares abiertos y con mucho espacio. Sin embargo, ¿dónde colocarlas? Esa cuestión es una que se han hecho muchísimas familias en estos días y que, de hecho, se siguen haciendo.

Afortunadamente, las soluciones están empezando a plantearse, encontrando propuestas como el estuche para mascarillas. Es una solución tan sencilla como eficaz, que sirve para almacenar este complemento tan importante en un recipiente seguro y sin fisuras, una funda de silicona que además se puede lavar tantas veces como se desee para limpiarla de cualquier posible resto infeccioso.

Además, este tipo de estuches se encuentra disponible en diferentes colores. Para aquellos que gustan de llevar complementos personalizados, pueden encontrar modelos en blanco, lila, verde, azul y otras tantas opciones. Asimismo, se pueden comprar en packs en el caso de que se conozcan a más interesados, sean familia o amigos, por hacerse con estas fundas para tener sus mascarillas a buen recaudo cuando no tienen que llevarlas puestas.

Una propuesta reciente, que nace en tiempos en los que ha nacido precisamente esta necesidad. Las mascarillas quirúrgicas han llegado para quedarse con nosotros un buen tiempo, y es normal que surjan inconvenientes y cuestiones respecto a su uso. Afortunadamente, su almacenamiento cuando no se tienen que utilizar ya va a dejar de ser un problema. Se acabó eso de ir a reuniones familiares y buscar sitios diferentes para ir colocando las mascarillas, o acudir a reuniones con amigos y guardarla en el bolsillo.

Mascarillas, cada vez más obligatorias

Aunque la normativa actual establece que son opcionales en determinados entornos y en diferentes contextos, véase por ejemplo una reunión en casa con espacio suficiente de seguridad entre los que están juntos, o también una zona abierta con suficiente espacio para todos, también se están dando regiones en las que el uso es obligatorio. No hablamos solo de usarlas en interiores sin espacio, como en tiendas y otros establecimientos, sino también en las calles de cualquier ciudad.

Cataluña ha sido la primera en establecer las mascarillas obligatorias en las calles. La comunidad ha tomado medidas radicales a raíz de los rebrotes que ha estado registrando. Extremadura también ha seguido sus pasos, y se prevé que otras comunidades autónomas de España tomen la misma decisión próximamente para curarse en salud y reducir al máximo cualquier riesgo de que la pandemia vuelva a propagarse de forma descontrolada por todo el territorio nacional.

Esto no hace más que dejar claro que las mascarillas, sean quirúrgicas o de cualquier otra clase, van a tener que quedarse durante mucho tiempo. Los rostros de la población española van a tener este complemento durante un buen tiempo, o al menos hasta que se levante la normativa que las establece como obligatorias, porque son la única forma de garantizar la seguridad de todos.

Por esa misma razón es tan importante también tener un buen lugar donde guardarlas. Con estuches como los que hemos visto más arriba, se impide que la mascarilla pueda trasladar partículas que contagien el virus en caso de estar presente en ella y, al mismo tiempo, se puede guardar sin ningún tipo de deterioro y con mayor facilidad para encontrarlas. No son pocos los que salen a la calle sin una accidentalmente por olvido.

¿Cuánto tiempo se llevarán las mascarillas obligatorias?

Es difícil establecer un patrón temporal, sobre todo porque estamos ante una pandemia desconocida hasta el momento. Por ahora, las autoridades habían recomendado su uso y obligado en ciertas circunstancias. Ahora están empezando a aseverar sus medidas de forma prudencial. Es de esperar que durante unos meses sea absolutamente obligatorio llevar una mascarilla certificada.

Paso a paso iremos alcanzando la normalidad real. Mientras tanto, la nueva normalidad va a tener en las mascarilla a una compañera del día a día. Van a estar con nosotros mucho tiempo.

Comentarios