miércoles 2/12/20
CANNABIS TERAPÉUTICO

Diferentes usos médicos del cannabis

El uso del cannabis como potencial terapéutico va en aumento y las últimas investigaciones siguen añadiendo enfermedades o síntomas que se pueden ver reducidos con la ingesta de esta planta. Por supuesto, esto se aleja del consumo no controlado y habitual del cannabis que puede crear adicción

Cannabis terapéutico | Archivo
Cannabis terapéutico | Archivo

Entre los diferentes usos médicos del cannabis destaca la reducción de los efectos secundarios de la quimioterapia, reduciendo las nauseas y los vómitos. Diversos estudios muestran como también reduce estos efectos en el SIDA y la hepatitis. En función de cada país y su regulación, se podrá consumir cannabis para reducir estos síntomas o no. Por lo general esto no consiste en plantar semillas autoflorecientes y consumir, hay que informarse bien y saber cómo es la regulación en cada país.

En segunda lugar, también se ha observado que el cannabis ayuda a estimular el apetito. Para los pacientes con anorexia el consumo controlado de esta sustancia puede solucionar este problema en gran medida. Con enfermos de Alzheimer que tienen problemas de alimentación también se ha visto incrementado su peso gracias al consumo de esta sustancia.

El síndrome de Tourette también es otra de las enfermedades que han mostrado mejoría con el consumo de cannabis. De hecho hay casos que tras unas sesiones controladas de consumo de cannabis, han visto como los síntomas se han reducido casi por completo. Otras enfermedades relacionadas con el sistema nervioso, como el parkinson, también han tenido mejoría con el consumo de cannabis y se ha visto reducido el movimiento involuntario propio de esta enfermedad.

Por último, varios estudios clínicos han concluido que el uso de analgésicos derivados del cannabis han reducido el dolor propio de enfermedades como la esclerosis múltiple. Otros dolores como el de cabeza o el que se genera de la inflamación del intestino, también han notado mejoría.

Aunque los estudios clínicos no terminan aquí y hay una gran cantidad de referencias hablando de los beneficios del consumo controlado de cannabis para tratar enfermedades como el asma, la epilepsia o el síndrome de abstinencia. Normalmente esta planta se utiliza para reducir los síntomas y no curar la enfermedad, tal como hemos visto en este artículo. Además, es importante volver a mencionar que el consumo debe ser controlado y siempre bajo la legalidad vigente de cada país. Un uso descontrolado de esta planta puede causar síntomas adversos a los que se quieren reducir e incluso crear adicción.

Comentarios