viernes 21/1/22

Comprar y cultivar semillas de marihuana se ha convertido en una actividad normal para muchas personas. Una vez que tengas todo lo esencial para cultivar cannabis en casa, cultivar marihuana puede ser muy sencillo.

La parte complicada es elegir genéticas de alta calidad que funcionen bien en tu entorno de cultivo particular. Los cultivadores de cannabis deben determinar con precisión si quieren semillas de cannabis ricas en THC o ricas en CBD. También han de estar seguros si quieren la genética en forma de semillas autoflorecientes o semillas feminizadas fotoperiódicas.

Por otra parte, asegurarte de que estás comprando en un banco de semillas de marihuana de buena reputación te dará tranquilidad en el proceso de la compra. La marihuana requiere tiempo y cuidado para crecer, por lo que definitivamente desea que tus semillas sean confiables y consistentes en términos de cepa y calidad.

 

La elección de un banco de semillas confiable

 

Un consejo fundamental para comprar es estar seguro de que el banco de semillas en el que vas a comprar tenga una gran reputación entre la comunidad del cannabis. Comprar en lugares conocidos te dará una mayor confianza de que estás adquiriendo un producto de buena calidad y que recibirás lo que estás buscando. Además, de esta forma podrás mantener la privacidad de tus transacciones y consultar la información que necesites.

Hay gran variedad de bancos de semillas, pero recuerda siempre investigar para buscar el vendedor adecuado. Un banco de semillas de cannabis confiable tiene una buena reputación en términos de realizar entregas a tiempo y ofrecer productos de calidad.

 

Aspectos a considerar al comprar semillas de cannabis

 

Para que el resultado de la compra de tus semillas de cannabis sea todo un éxito, es necesario que tengas en cuenta ciertos aspectos, de este modo te será mucho más sencillo al momento de comprar las semillas.

  • Prioriza la calidad: Las semillas en un dispensario son completamente diferentes de las semillas sobrantes en un saco pasado. Básicamente, las semillas sobrantes pueden ser hermafroditas, propensas a enfermedades genéticas, débiles e incapaces de germinar. Es posible evaluar la calidad de las semillas de marihuana en función de su apariencia.

 

Las semillas viejas están secas y agrietadas, mientras que las inmaduras son de color verde claro, pequeñas, arrugadas y quebradizas, lo que las hace tener una baja tasa de éxito de germinación. A diferencia de las semillas inmaduras y viejas, las sanas no tienen grietas y son de color marrón oscuro con un acabado brillante.

 

  • Prepara suficiente espacio de cultivo: Es vital conocer los requisitos de espacio a la hora de comprar semillas de cannabis para cultivar. Al elegir semillas para comprar, existe una estimación determinada de cuánto espacio necesitarás.

Generalmente, la Sativa crece más alta en comparación con la Indica, así que ten esto en cuenta cuando te prepares para cultivar espacio para tus semillas. Si planeas cultivar semillas en interiores con un espacio de cultivo limitado, debes priorizar esto.

 

  • Familiarízate con el tipo de semilla: Decidir el tipo de semilla puede ayudarte a determinar cuánto cuidado requerirán tus plantas. Por ejemplo, las semillas feminizadas darán como resultado plantas femeninas. Estas semillas ocurren naturalmente, aunque se crean en un proceso conocido como feminización. Las cepas feminizadas cultivadas en las condiciones adecuadas son resistentes a convertirse en hermafroditas. Al eliminar el requisito de determinar el sexo de las plantas de cannabis, como cultivador, aumentarás tu rendimiento y ahorrarás tiempo.

 

Por otro lado, las semillas regulares producirán plantas de marihuana femenina y masculina. Estas semillas se modifican genética o químicamente, por lo que son naturales. Estas semillas son fáciles de cultivar para los principiantes, aunque necesitan identificación sexual. También deberás evitar que las plantas masculinas polinicen las plantas femeninas; arruinando así tu cosecha.

Comentarios