lunes 29/11/21
Salud en cuerpo y mente

7 señales que indican que debes ir al psicólogo

Muchas veces decidir visitar un psicólogo es una decisión muy difícil.  El miedo a ser juzgados por los demás y el desconocimiento ante las emociones que están sintiendo pueden cohibir a la persona a la hora de tomar la decisión de visitar al psicólogo, por ello con frecuencia las personas prefieren esperar a que la situación se normalice antes de visitar a un psicólogo, aunque es muy probable que ese problema siga persistiendo

psicologo

Aunque parezca un poco ilógico, el ser escuchados sin prejuicios por personas ajenas a las circunstancias que están viviendo puede ser de gran ayuda, además sin duda alguna saber las opiniones de los expertos puede hacer que comiences a ver las cosas desde otras perspectivas.

Por ello aquí se podrán conocer las 7 señales más comunes que indican que es hora de visitar a un psicólogo y solicitar la ayuda que requieres.

Si a alguien le pasa esto debe visitar al psicólogo:

No se pueden controlar las emociones: Es recomendable encontrar un psicólogo cuando alguien comienza a perder el control de las emociones que tiene. Uno de los ejemplos más comunes es que aparece el llanto desenfrenado de la nada o la tristeza y melancolía ocupan gran parte de tu día. Es poco probable que sin causa aparente esta misma persona sientas felicidad.

Pensamientos negativos: Aunque no siempre el ser humano puede aceptar todas las situaciones de la vida con alegría y resignación, es síntoma de que se debe visitar el psicólogo cuando la mayoría de los pensamientos que tienes son negativos y comienza a ver todo lo que ocurre alrededor como algo malo, nada de lo que pasa es bueno, y ninguna situación le emociona o le da satisfacción. Siente que todo le sale mal y que ya no eres bueno en las cosas que antes sí lo era.

Cualquier tropiezo te derrumba: Cuando algo  sale mal o pasa algún incidente que antes se veía como algo normal o posible de superar ahora puede sentir que es el fin del mundo. Estar deprimido se convierte en algo común del día a día y salir de ese estado puede ser un poco difícil.

Imposibilidad para dormir o descansar: Cualquier persona puedes asistir a un psicólogo cuando empieza a tener problemas para dormir, para descansar o cuando está leyendo o viendo televisión. Generalmente al acostarse, aunque se sienta muy cansado los pensamientos en su mente no le dejan conciliar el sueño. También puede pasar que se despierte en medio de la noche y ya no consiga conciliar el sueño. Esto pasa porque esta persona tiene tantas cosas en la cabeza que no le es posible descansar, por eso es importante solicitar ayuda de un profesional como Centro de psicólogos en Pamplona - Psicologos Pamplona | Kunap para que canalice sus prioridades.

Irritabilidad: Estar agresivo o a la defensiva con cualquier persona de su entorno puede ser una constante en tu rutina. Si todo le molesta y se sientes irritable por cualquier situación es mejor acudir a un especialista que le ayude a canalizar todas estas emociones.

Somatizar las emociones: Se conoce como somatizar cuando las personas comienzan a convertir las emociones negativas en problemas físicos o enfermedades. Estas pueden ser migrañas, arritmia, aumento de la presión arterial, malestar estomacal, vómitos, entre otros. El paciente puedes saber que está somatizando las emociones cuando no existe razón aparente para estar teniendo esos síntomas, tiene un estilo de vida sana y es poco común que sufra de esos malestares.

Problemas de pareja: Uno de los síntomas más comunes es que el individuo comience a tener problemas con su pareja por diferencias de opiniones que antes no existían, por el constante temperamento y mal humor. También es probable que disminuya el apetito sexual, que no se pueda disfrutar cuando hayan encuentros sexuales con tu pareja, lo que derivará en problemas conyugales más graves.

No hay que esperar a que estos pequeños síntomas de alerta se conviertan en problemas más graves como pensamientos de hacerte daño o a otros que consideres culpables de tus problemas. Siempre es mejor visitar a un psicólogo a tiempo y recibir el asesoramiento necesario. De esta forma es como se comienzan a afrontar los problemas antes de que aparezcan.