martes 24/5/22

5 cosas que debes saber si quieres aprovechar tus serums faciales

 Los tratamientos estéticos y de higiene pueden ser de lo más variados. Hay personas que directamente acaban recurriendo a cirujanos para moldear su aspecto al gusto, pero también las hay que prefieren seguir una serie de rutinas que, puestas en práctica, les ayuden a lucir como desean
bwelleza

Dentro de este último marco encontramos toda clase de productos, desde cremas hasta lociones o incluso complementos vitamínicos. Pero hay uno en concreto que ha ganado mucha popularidad en los últimos años, el sérum.

Un buen serum para la cara puede hidratarla, evitar el exceso de grasa e incluso combatir las arrugas del envejecimiento. Hay quien vuelca toda su rutina solamente en su uso, también quienes lo utilizan más como un complemento capaz de ayudar a otras cremas y productos. Ambos casos son igualmente válidos, pero de nada sirven si no se sabe cómo usar correctamente un sérum para maximizar su eficacia. Y eso es justo lo que vamos a ver aquí.

Cómo aprovechar tu sérum para una rutina más eficaz

Lo primero que debes tener claro es que no todos los sérums faciales ofrecen la misma calidad. Por lo general, todos son bastante buenos, pero hay propuestas que despuntan mucho más que otras. En nuestro caso, podemos recomendar los procedentes de Segle clinical. Esta tienda online especializada en cosmética es, precisamente, una profesional en todo lo relacionado con sérums que se caracterizan por tener una textura ligera y una mayor eficacia que otros muchos de distintas marcas.

Quizá uno de los aspectos más importantes de lo que ofrecen, y por lo que más los destacamos, es porque sus sérums recurren a activos biotecnolígocos que proceden de plantas y del mar. Aumenta su concentración para no solo ser más naturales y menos dañinos para el entorno, sino también para conseguir mejores resultados en menos tiempo. Se absorben muy rápido, pero también se hacen de notar muy rápido.

Aclarado esto, y ya con un buen producto en las manos, toca saber emplearlo. Es cierto que todos siguen un patrón parecido, pero, si realmente quieres que ese sérum tan bueno que te han recomendado funcione como debería, o incluso mejor, debes seguir las indicaciones que te vamos a dar. Son las claves para maximizar su efecto y para que incluso ayude más al resto de productos cosméticos que te apliques sobre la piel tras su uso.

La piel debe estar impecable

El sérum debe penetrar por todos los poros de la piel para ser absorbido fácilmente, por eso lo primero que tienes que hacer es preparar tu cara correctamente. Para ello, empieza lavando con agua y jabón y, después, aplica algún agua micelar o incluso un exfoliante. Combina estos tratamientos previamente para que tu rostro esté lo más limpio posible de cara a la aplicación del sérum.

Así se eliminan desechos y restos que podrían entorpecer, facilitando la absorción y, consecuentemente, los efectos del producto en cuestión. Ciertamente, este primer paso se puede y se debe aplicar a cualquier rutina de cuidado facial que vayas a seguir.

Si tienes un producto más líquido, aplícalo antes

A la hora de seguir una rutina con sérum, o sin él, es muy importante que se usen los productos en un orden muy específico. Siempre se debe ir del menos denso al más denso, o lo que es lo mismo, del más líquido al menos líquido o más viscoso. Por eso, si tienes productos que sean menos viscosos que el serum facial, aplícalos antes de proceder con este para que la absorción sea la correcta.

Siempre es bueno aplicar un tonificador facil antes del sérum, en círculos suaves y con leves palmaditas. Lo bueno de esto es que, además dará a la piel el toque de humedad necesario para que, después, acepte mucho mejor el sérum facial.

Reparte el sérum por la cara con mucha suavidad

Llega el momento de aplicar el sérum para la cara. Lo primero que hay que hacer es leer las instrucciones y asegurarse de seguir las indicaciones que dan en todo momento. De hecho, es posible que haya algunos con unas pautas muy específicas según el tipo de piel, y huelga decir que debes seguirlas paso por paso. En el caso de que veas que no te dan resultados, y solo si ocurre esto, sí puedes pasarlas por alto.

Por lo demás, intenta aplicar una cantidad del tamaño de un guisante (entre 2 y 4 gotas). Después de eso, debes aplicar y distribuir tocando solo con la punta de los dedos, desplazando con las yemas. También se puede usar la palma de la mano, colocando el sérum sobre esta y frotando con suavidad por la cara. Es aconsejable, incluso, dar una pequeña palmada en movimiento y hacia afuera y arriba en la zona del cuello.

Espera un mínimo de cinco minutos

Una vez aplicado el sérum, se debe proceder con un tiempo de espera cautelar. Dada su densidad, y si la piel se ha tratado como hemos indicado, lo normal es que el producto quede plenamente absorbido a los cinco minutos. Aun así, es aconsejable que esperes un poco más hasta comprobar que ha quedado completamente absorbido. Si queda algún resto o la piel muy grasa, probablemente no estés usando el adecuado para ti.

Usa lo demás

A partir de ahí, puedes usar el resto de lociones que tengas para el tratamiento de tu rostro. Podrás hacerlo con más tranquilidad, porque los sérums ayudan a que otros productos potencien sus efectos al "abrirles paso" en la piel. La tendrás más hidratada, más tersa y suave y, en definitiva, mucho más joven. Su potencial es enorme en el mundo de la cosmética y, por eso mismo, ya son una parte indiscutible en cualquier rutina de belleza o cuidado de la piel.

No olvides, como hemos mencionado antes, que el orden de los productos siempre debe ir de menos a más viscoso. Una vez uses el sérum, toca usar todo lo demás hasta que completes tu rutina. Si lo haces todo correctamente, pronto verás que tu rostro luce mucho mejor.

5 cosas que debes saber si quieres aprovechar tus serums faciales
Comentarios