jueves 2/12/21

La Ley vasca de sostenibilidad energética, en busca de un futuro más verde

La Ley vasca de sostenibilidad energética se implementará con el fin de que se reduzcan las emisiones de gases llamados de efecto invernadero, para ello se busca la utilización de fuentes de energía alternativas, como las renovables, y también se ponen en marcha la implementación de diversas medidas de ahorro que premien la eficiencia energética
sostenibilidad

La última modificación de la Ley de Sostenibilidad Energética del País Vasco, que puede consultarse en el Decreto 254/2020, propone la obligatoriedad de realizar auditorías energéticas a todas las empresas de esta comunidad autónoma, según el RD 56/2016

Igualmente, las empresas tendrán que tomar medidas de gestión y ahorro energético y formar y sensibilizar a sus trabajadores antes del 18 de noviembre de este mismo año. La ley vasca de sostenibilidad energética se aplicará tanto a las administraciones públicas como a la empresa privada. Por ello tanto las administraciones públicas como las empresas deberán conocer los requerimientos y las obligaciones para cumplir con esta ley. Por su parte, los consumidores podrán tener acceso a sus datos de consumo con el objetivo de poderlos analizar y poder así llevar a cabo distintas medidas de ahorro.

La Ley vasca de sostenibilidad energética establece distintos programas de ayuda para conseguir la eficiencia energética en empresas y con la finalidad de impulsar la sostenibilidad energética del territorio. Los interesados pueden consultar los diferentes requisitos de gestión y de auditoría energética, los planes de movilidad, así como la certificación de edificios, dependiendo de la actividad que tenga cada empresa.

Además, también es fundamental conocer los diferentes procedimientos que se ponen en marcha para asegurar el control y la inspección frente a las posibles infracciones. Cuando se estime que ha habido incumplimiento las autoridades impondrán la sanción que corresponda.

Ayudas a la eficiencia

Dependiendo de las áreas de actuación el Ente Vasco de la Energía (EVE) y el gobierno autonómico brindan a las empresas industriales y a las Pymes distintos tipos de ayudas para mejorar sus equipos tecnológicos, así como sus procesos industriales, de forma que se implementen sistemas de gestión energética. Además de las ayudas para el sector industrial (donde se incluye la realización de los estudios de sostenibilidad energética para implementar equipos y sistemas más eficientes para reducir la emisión de gases de efecto invernadero), también se prevén ayudas para el sector servicios. En este caso serán actuaciones para ayudar a mejorar la calificación energética de los edificios (mejoras térmicas, sustitución de energías convencionales por biomasa o energía geotérmica, etc.).

Igualmente, la ley también plantea el impulso, mediante ayudas, de la producción de energía eléctrica renovable a través de la instalación de paneles de energía solar.

Requisitos necesarios para cumplir con la ley de sostenibilidad

Indistintamente de las obligaciones que tenga cada empresa por pertenecer a un determinado sector, todas tendrán que tener hechas sus reglamentarias auditorías energéticas, esforzarse por poner en marcha medidas de ahorro y de gestión energética de los consumos, e informar y formar a sus empleados en el conocimiento de esta ley antes de 18 de noviembre de 2021.

Básicamente se establecen cuatro sectores económicos que deben cumplir con la Ley: el sector industrial, el sector de servicios privados y comercios, el sector residencial y de nuevos desarrollos urbanísticos, así como el transporte privado. También las administraciones públicas deberán cumplir una serie de requisitos.

Los encargados de verificar el cumplimiento de la Ley vasca de sostenibilidad energética serán los funcionarios del departamento del gobierno vasco con competencia en materia de energía, o bien también por entidades colaboradoras en materia de ahorro y eficiencia energética.

Quienes realicen las inspecciones podrán acceder a las instalaciones y requerir información sobre las actividades. Igualmente informará al órgano competente si observa cualquier irregularidad. Cada vez que se realice una intervención se levantará un acta descriptiva en la que constará toda la información relevante, así como las posibles irregularidades o las alegaciones que se formulen.

Comentarios