viernes 20.09.2019

El juez Enrique López, elegido por Díaz Ayuso como su consejero de Justicia

El magistrado de la Audiencia Nacional Enrique López será el nuevo consejero de Justicia, Interior y Víctimas del Terrorismo del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso

El juez Enrique López, elegido por Díaz Ayuso como su consejero de Justicia

El nombre de López, adelantado por La Razón este domingo y confirmado por el PP, es el primero que se conoce de una consejería de los populares, que tendrán siete en el Gobierno de coalición junto a Ciudadanos, con seis consejerías incluida la Portavocía del Gobierno.

Ayuso pretende dar a conocer su Gobierno al completo tras su toma de posesión como presidenta mañana, lunes, mientras que Cs ha desgranado ya la mayoría de los nombres de sus consejeros.

El magistrado de la Audiencia Nacional se hará cargo de una cartera que asume las funciones de Interior, antes incluidas en la Consejería de Presidencia y que suma a su denominación la alusión a las víctimas del terrorismo.

Desde el equipo de Ayuso destacan de López que es "uno de los grandes expertos en el tratamiento jurídico del terrorismo" tanto de ETA como yihadista, también en delincuencia económica.

López (Cacabelos, León, 1963) fue, a propuesta del PP, vocal del CGPJ y magistrado del Tribunal Constitucional durante un año (2013-2014), hasta que dimitió, en junio de 2014

En 2017 el CGPJ le dio una plaza en la Sala de Apelaciones de la Audiencia Nacional, una decisión anulada por el Tribunal Supremo, tras la que el CGPJ decidió mantenerle en la sala como adscrito, junto al magistrado Eloy Velasco.

López formó parte del tribunal que llevó a juicio al concejal de Ahora Madrid Guillermo Zapata, que finalmente fue absuelto por la Audiencia Nacional de humillar a las víctimas del terrorismo por el tuit que publicó sobre Irene Villa en 2011.

Desde la sala de apelaciones de la Audiencia Nacional ha tomado decisiones como ratificar que la agresión a dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua (Navarra) en octubre de 2016 no fue terrorismo. 

Comentarios