martes 24/11/20

Condenados los ex miembros de la Mesa del Parlament que tramitaron las leyes del 'procés'

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha condenado por desobediencia a los ex miembros de la Mesa del Parlamento Lluís Guinó, Ramona Barrufet, Anna Simó y Lluís Corominas a 20 meses de inhabilitación especial para ocupar cargo público de cualquier ámbito y a pagar una multa de 30.000 euros
Imagen Parlament
Imagen Parlament

El tribunal acuerda absolver a la exdiputada de la CUP Mireia Boya, dado que no fue advertida nominalmente por el Tribunal Constitucional (TC) y no ostentaba una posición de intervención en los hechos compatibles con el tipo penal de la desobediencia. Según informa el TSJCat, establece, además, que cada uno de los condenados asuma el pago de una décima parte de las costas procesales.

La Fiscalía, la Abogacía del Estado y Vox pedían 20 meses de inhabilitación para los acusados por desobediencia al continuar adelante con la tramitación, en 2017, de las leyes con las que pretendían crear un Estado catalán independiente y que eran contrarias al ordenamiento jurídico, tal y como había advertido el Constitucional.

Las normas fueron admitidas a trámite para su debate en el Pleno del Parlament por los miembros soberanistas de la Mesa. En concreto las leyes sometidas fueron las conclusiones de la comisión de estudio del proceso constituyente, la ley de los presupuestos (que designaban una partida para la celebración del referéndum), las leyes de transitoriedad y la del referéndum, que se votaron en los plenos del 6 y 7 de septiembre de 2017, así como la declaración de independencia.

Esta es la segunda sentencia que dicta un tribunal en relación con el `procés´ después de la dictada por el Tribunal Supremo el pasado 14 de octubre en la resultaron condenados una docena de líderes independentistas, entre ellos la expresidenta del Parlamento catalán Carme Forcadell. Están aún pendiente la sentencias que debe dictar la Audiencia Nacional contra el mayor de los Mossos d´Esquadra, Josep Lluís Trapero, y la cúpula de Interior de la Generalitat.

Comentarios