martes 27/7/21

La cepa británica llegó a Cataluña en Año Nuevo, según las aguas residuales

La variante británica del virus SARS-CoV-2 llegó a Cataluña probablemente a principios de este año 2021, según han constatado las aguas residuales de la depuradora del Besòs, una de las más grandes del mundo cubiertas y la que procesa más litros de agua de Cataluña

REINO UNIDO COVID

Esta planta, capaz de depurar unos 525 millones de litros de aguas residuales al día, no había detectado la variante británica del virus el día 22 de diciembre pasado y sí lo hizo el día 13 de enero pasado, y lo volvió a constatar los días 20 y 27 del mismo mes.

Así lo confirman los datos facilitados este miércoles en rueda de prensa telemática de varios cargos del Departamento de Salud y también el catedrático de Microbiología de la Universidad de Barcelona Albert Bosch, que dirige el Grupo de Virus Entéricos.

Este grupo elaboró el pasado año 2020 un estudio en el detectaron la presencia del coronavirus causante de la COVID-19 en muestras de aguas residuales recogidas el 12 de marzo de 2019, que indicarían que la infección estaba presente casi un año antes de que se tuviera constancia de cualquier caso en el mundo.

Aunque la COVID-19 es eminentemente una enfermedad respiratoria, se ha demostrado que hay grandes cantidades de genoma del coronavirus en las heces, que posteriormente llegan a las aguas residuales, lo que ha hecho que la epidemiología basada en las aguas residuales pueda alertar de la circulación del virus entre la población.

Ahora, Bosch y su equipo trabajan, con una técnica en la que usan una PCR especial, para poder detectar unos nucleóticos (moléculas) que tiene la variante británica del virus mediante la prospección de varias estaciones de aguas residuales de Cataluña.

Según estos análisis, el día 18 de enero se vio una mayor presencia de la variante británica en las depuradoras de Banyoles, Granollers, El Prat de Llobregat, Martorell y Rubí que en las de Sabadell, Montcada i Reixac, Berga o El Vendrell.

En cambio, el día 25 de enero las muestras de Banyoles seguían presentando un nivel similar de presencia de variante británica pero ésta se había incrementado en las aguas de Girona, Granollers, Rubí, Sabadell, Montcada i Reixac, Abrera, Martorell y El Vendrell.

En Lleida, Igualada y Berga las aguas residuales analizadas ese mismo día no detectaron la variante británica, y sí la variante de Wuhan, la hegemónica por el momento en Cataluña.

En el caso de la ciudad de Olot (Girona) el porcentaje de la variante británica en las aguas residuales se elevaba al 30 % del total a fecha de ayer, día 2, según ha indicado el doctor Bosch.

Debido a esta circunstancia y a la alta incidencia de casos de COVID-19 detectada también en las escuelas de la localidad, el Departamento de Salud hará un cribado en todos los centros educativos, ha anunciado hoy en rueda de prensa el secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon. 

La tercera ola se ralentiza pero Sanidad avisa de que quedan "semanas duras"

Simón estima que la cepa británica será del 50% de casos a final de febrero

Comentarios