lunes 16.12.2019
164 OBRAS

Cincuenta minutos con Abelló

La sala de exposiciones CentroCentro de Madrid consigue un salto en el tiempo al pasear entre las 7 salas que recogen la colección privada del empresario. ‘El violonchelista’ de Modigliani y ‘Cabeza de una campesina’ de Van Gogh marcan el paso entre un arte que interpreta la realidad y otro que expresa sentimientos

Tres estudios para un retrato de Peter Beard. Francis Bacon. | CentroCentro
Tres estudios para un retrato de Peter Beard. Francis Bacon. | CentroCentro

Juan Abelló, aparte de tener un don para los negocios, tiene un buen gusto para el arte. Tanto él como su mujer, Anna Gamazo, accedieron a prestarle de forma gratuita a la sala de exposiciones CentroCentro, en el Palacio de Cibeles de Madrid, 164 de las 500 obras que tienen en su colección privada, una de las más importantes a nivel nacional.

Dependiendo de cada uno y su embelesamiento ante el talento, en 50 minutos de recorrido se puede disfrutar de las 7 salas que absorben desde el gótico nacional e internacional hasta las últimas obras de Francis Bacon. Nada más comenzar la exposición, al ver ‘La estigmatización de San Francisco’ del Greco, puedes imaginar lo que te espera: una impresionante colección de arte que recoge obras de artistas de gran reconocimiento.

De entrada, la colección hace un pequeño homenaje a la ciudad que la acoge. Las calles de Madrid (con curiosas perspectivas) aparecen representadas y en varias obras de la Escuela Madrileña.

Al entrar en la sala dedicada al arte gótico, la mirada de todos los visitantes se va directamente al impresionante cuadro de Juan de Flandes ‘El bautismo de Cristo’, a su marco dorado y a la profundidad que logró en el siglo XV, a pesar de estar rodeada de otras obras de artistas como Berruguete o Yañez de la Almedina.

El barroco español viene representado de la mano de Zurbarán, Ribera o Murillo mientras que, en las salas contiguas, se pueden encontrar retratos realizados por Goya, las famosas playas valencianas de Sorolla o incluso un cuadro de Fortuny de temática árabe.

Y de repente, un salto en el tiempo. ‘El violonchelista’ de Modigliani y ‘Cabeza de una campesina’ de Van Gogh marcan el paso entre un arte  que tiene como fin la interpretación de la realidad a uno que busca expresar sentimientos. Obras y bocetos de Picasso nos reciben en la siguiente sala junto a obras de Juan Gris y Braque y, mientras sales de la exposición, un tríptico de Francis Bacon te despide.

En definitiva, esta exposición, que no reúne ni un 30% de la colección real del matrimonio Abelló-Gamazo, logra recoger en un espacio bastante limitado retazos importantes de la historia del arte. La muestra podrá visitarse hasta el próximo 1 de marzo y los beneficios que se obtengan con los 6 € que cuesta la entrada serán destinados a Cáritas Madrid.

Comentarios