sábado 07.12.2019
desmantelamiento

La guerra entre el alcalde y una empresa deja a Estepona sin cine de verano

Operarios del Ayuntamiento, por orden del 'popular' José María García Urbano, desalojaron la Plaza de Toros y rompieron la pantalla del cine sólo un día después de que la Junta de Gobierno resolviera administrativamente el contrato con la firma adjudicataria por un presunto impago

Cine de verano de Estepona.
Cine de verano de Estepona.

Los sucesos comenzaron el pasado jueves 4 de agosto, cuando el Ayuntamiento comunicó a Loyal Rebel, empresa adjudicataria del coso taurino, que debía de presentarse en las inmediaciones de la Plaza de Toros a las 08.00 horas de la mañana del viernes 5, para proceder al desalojo del cine de verano, puesto que su contrato había dejado de ser válido tras la última Junta de Gobierno. Esta decisión está recurrida ante la Justicia por lo que el Ayuntamiento no tiene potestad para echarles del recinto taurino, según Aurora Pacheco, dueña de la compañía.

Ante la negativa de la empresa Loyal Rebel de entregar las llaves de la instalación, operarios del Ayuntamiento descerrajaron las cerraduras de las entradas al coso y desmontaron todas las infraestructuras del cine de verano por orden del alcalde de la localidad, José María García Urbano (PP). El desmantelamiento se realizó con escasa delicadeza, según relata la propia afectada. “Los operarios tiraron abajo la pantalla y ésta terminó por romperse”, afirma Pacheco.

Unas imágenes captadas por alguien que se encontraba presente en el momento del desalojo contrastan y confirman la versión de la dueña de la empresa adjudicataria.

Pero el decreto que ordenaba la inmediata expulsión de Loyal Rebel y la cancelación del cine de verano no es el único agravio que ha sufrido la dueña de la empresa adjudicataria de la explotación de la Plaza de Toros desde 2012. En la Junta de Gobierno donde se aprobó por mayoría absoluta este decreto también se dio el visto bueno a la expulsión de la instalación, en un plazo no superior a una semana, de Aurora Pacheco. Todas estas decisiones se han tomado sin pasar antes por ningún Pleno Ordinario ni Extraordinario.

En sustitución del cine de verano, el sábado 6 de agosto tuvo lugar una ópera flamenca: ‘Carmen’. La representación congregó a 4.000 espectadores, según datos oficiales del Consistorio. Además, el Ayuntamiento ya ha anunciado para el día 20 de agosto un concierto de Antonio Jesús. Este espectáculo musical se va a realizar de nuevo al margen de la empresa adjudicataria de la Plaza de Toros desde hace más de cuatro años

Finalizados los incidentes del fin de semana, Pacheco se personó el lunes 8 de agosto en el Ayuntamiento con la intención de recuperar las llaves de la instalación taurina. En el Consistorio la remitieron a la Policía Municipal que a su vez le informó de que tenían órdenes de acompañarla a las dependencias mientras recogía las pertenencias que ella considerase.

Gastos de adecuación

Entre tanto, Loyal Rebel y el Ayuntamiento se han enfrascado en una guerra por dirimir quién tiene la responsabilidad en algunos puntos del contrato firmado por ambos. La empresa concesionaria afirmó ayer que era el Consistorio quien adeudaba dinero a Loyal Rebel, ya que la propia explotadora tuvo que pagar 53.000 euros para dejar libre de veto la plaza de toros. También señalan que el pliego de condiciones no mostraba que las tareas de adecuación de la plaza supondrían 400.000 euros, pese a existir un informe técnico que lo valoraba.

Estrella Digital se ha intentado poner en contacto en reiteradas ocasiones con el Ayuntamiento para escuchar su versión de los hechos, pero no ha obtenido respuesta en ninguna de las llamadas. Aunque otro medio digital (al que parece que sí han contestado) apunta a la posibilidad de que el Consistorio se ha escudado en un presunto impago del canon anual para rescindir el contrato de manera unilateral.

Hace menos de un mes el recinto taurino de Estepona saltó a la palestra por unas contrataciones por parte del Ayuntamiento  al margen del contrato oficial firmado entre el propio Consistorio y la empresa adjudicataria de su explotación, Loyal Rebel. Ahora, el alcalde de la localidad, José María García Urbano, comunica a la dueña de la compañía, Aurora Pacheco, que debe de abandonar la Plaza de Toros en menos de una semana tras resolver administrativamente su contrato en una Junta de Gobierno por mayoría absoluta. De momento, los más perjudicados son los vecinos de Estepona, que han visto como su cine de verano desaparece de un día para otro.

Comentarios