sábado 19.10.2019
La primera versión de Carcaño pudo ser la verdadera

El cuerpo de Marta del Castillo podría estar en el Guadalquivir

Un nuevo informe sostiene que el asesino confeso pudo haber arrojado a la joven al río Guadalquivir, a menos de 15 minutos a pie de donde la joven fue asesinada

Marta del Castillo.
Marta del Castillo.

El titular del juzgado de instrucción número 4 de Sevilla ha entregado a la Policía Nacional un informe que situaría el cadáver de Marta del Castillo en la dársena del río Guadalquivir, a menos de 15 minutos a pie de la calle León XIII de Sevilla, donde la joven fue asesinada.

El informe, según ha dicho el padre de Marta, Antonio del Castillo, ha sido elaborado por el geofísico Luis Avial a partir de una información enviada por un ciudadano de forma anónima.

Según esta información, el cuerpo habría sido arrojado a una zona del río donde el cuerpo no ha sido buscado aún, por lo que entiende que "esto no es volver al principio, sino comenzar una nueva búsqueda".

Antonio del Castillo ha señalado que, según este informe, el cuerpo podría haber sido arrojado en una zona, entre el puente del Cachorro y la pasarela de la Cartuja, a la que se llega en 13 minutos desde el piso de la calle León XIII en la que Marta fue asesinada el 24 de enero de 2009.

Para llegar allí hay que pasar por delante de un hospital, por lo que, según Antonio del Castillo, "a nadie le extrañaría ver a alguien empujando una silla de ruedas", en la que supuestamente fue trasladado el cuerpo de Marta.

"Hay un testigo que vio la silla de ruedas, que se dijo que iba a los contenedores de basura, pero según esta teoría se fue hacia la dársena", señala Antonio del Castillo.

El padre de Marta no ha querido opinar sobre si esto supondría que la primera versión de Miguel Carcaño, condenado por el asesinato de Marta, podría haber sido la verdadera, al tratarse de distintas zonas del río.

El informe que entregó el padre de Marta al juzgado ha sido remitido a la Policía, que será quién determine si se inicia la nueva búsqueda, retomando los testimonios que aseguraron en 2009 que dos jóvenes habían arrojado algo al río Guadalquivir.

Estos testimonios se desestimaron al no cuadrar con la hora en la que se estableció la muerte de Marta.

Comentarios