lunes 1/3/21

Sudamérica en alerta por venta de falsas vacunas contra el COVID-19

Chile, Brasil y Paraguay reportaron ventas online de fármacos adulterados
falsas

Mientras el mundo aguarda con ansias la aplicación masiva de dosis contra el coronavirus, la venta de vacunas adulteradas en algunos países de Sudamérica preocupa a las autoridades. La inquietud coincide con una advertencia hecha por la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol), que prevé “todo tipo de actividades delictivas” en relación a las vacunas.

En Chile, el prefecto inspector de la Policía de Investigaciones, Jaime Ansieta, brindó una conferencia de prensa para manifestar la preocupación de los investigadores por la aparición de sitios en internet que ofrecían supuestas vacunas contra la COVID-19, las cuales, por supuesto, no eran reales.

El funcionario aseguró que, en las últimas semanas, las ofertas de vacunas falsas contra el coronavirus en internet tuvieron “un crecimiento más exponencial que ningún otro producto que conozcamos en la historia reciente”.

Ansieta, que presentó a la prensa el plan que la Policía chilena tiene previsto para custodiar la distribución de la vacuna de Pfizer-BioNtech cuando llegue al país, remarcó que “no hay ninguna forma de que aparezca nadie vendiendo vacunas” por fuera del circuito estatal. “Primero, no se vende; segundo, no la hay”, añadió.

Sin embargo, el caso chileno no es el único. En Brasil, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) también había tenido que ocuparse del riesgo de las vacunas falsificadas, incluso mucho antes de que las dosis pudieran llegar al país.

El organismo emitió un comunicado el 8 de octubre pasado informando que había recibido una denuncia sobre “la supuesta comercialización irregular de una vacuna contra COVID-19”. La denuncia señalaba que los vendedores de la falsa vacuna estaban asentados en la ciudad de Niteroi, en el estado de Rio de Janeiro.

Anvisa recordó que hasta ese momento no había ninguna vacuna autorizada a ser aplicada en Brasil y que, hasta que eso no sucediera, “los ciudadanos no deben comprar ni utilizar cualquier vacuna que alegue prevenir el COVID-19”.

La misma preocupación tuvieron las autoridades sanitarias y policiales de Paraguay. El 4 de diciembre, el jefe de Interpol Paraguay, Wilberto Sánchez, advirtió sobre la posibilidad de que se estuvieran ofreciendo estas falsas vacunas a paraguayos a través de internet.

Las palabras de Sánchez coincidieron con una alerta emitida dos días antes por Interpol a toda la comunidad internacional. A través de un comunicado, el ente policial consideró de vital importancia “garantizar la seguridad de la cadena de suministro y detectar sitios web ilegales de venta de productos falsificados” en el marco de la vacunación masiva.

En ese marco, Jürgen Stock, secretario general de Interpol, pidió a los países miembro estar “lo más preparados posible para lo que será una avalancha de todo tipo de actividades delictivas vinculadas a la vacuna contra la COVID-19”.

Sánchez, por su parte, comentó a la prensa paraguaya que ya se habían detectado 34 casos de personas que compraron falsas vacunas contra la COVID-19 en Vietnam, por lo que se esperaba que eso pudiera “replicarse en cualquier país del mundo”.

Por lo pronto, en Paraguay, la mira de las autoridades no está puesta solamente en sitios web. Según la autoridad policial, existe la sospecha de que vacunas falsas se están comercializando en Ciudad del Este, una ciudad con intensa actividad comercial en la frontera entre Paraguay y Brasil.

Comentarios