miércoles 24/2/21
EDITORIAL

El Turno de Oficio en tiempos del covid19

turno de oficio

La pandemia está haciendo picadillo a las clases más vulnerables. “Al que tiene se le dará más y tendrá en abundancia, pero al que no tiene se le quitará aún lo que tiene”, reza el efecto Mateo. Y así está siendo. En el ámbito judicial, hasta tal punto que ciudadanos que han visto atropellados sus derechos, que se han visto agredidos, que han padecido injusticias o lesiones, también económicas… tienen que hacer el sobre-esfuerzo de defenderse ante los tribunales, con lo que ello implica.

Pero, en medio de la tempestad, la grandeza de un Estado de derecho como el que disfrutamos (a pesar de la calamitosa y perniciosa gestión política) está en que abre su paraguas, en este caso para que las personas más desfavorecidas puedan salir adelante recurriendo a la Justicia Gratuita.

Precisamente la Asociación de Letrados por un Turno de Oficio Digno ha concedido su premio anual a quien fuera decano del Colegio de Málaga, Francisco Javier Lara Peláez, por haber contribuido al impulso de aquellos profesionales que atienden, con el máximo nivel, a los españoles más menesterosos.

Precisamente se reconoce a Lara el haber tenido la valentía de suspender los servicios del turno de oficio en la primera oleada del covid19 porque, mientras los abogados estaban cumpliendo escrupulosamente con todas las obligaciones impuestas por las circunstancias, algunos juzgados, incluso comisarías, hicieron de su capa un sayo. Y así, hubo jueces y funcionarios contagiados… pero ningún letrado.

A pesar de que la descoordinación y la improvisación para conducir esta inaguantable pandemia por parte del gobierno de España está repercutiendo en terribles estragos, no cabe duda de que el país saldrá adelante. La casa se está parcialmente arrasando en su interior, sus muebles están siendo destrozados, literalmente; pero los cimientos sólidos y los pilares robustos de esa casa derivan de la existencia precisamente de mecanismos como la Justicia Gratuita, que funcionarán como un reloj (con escaso o nulo apoyo de nuestros políticos) por la pasión y el talento y el compromiso de quienes se ponen cada día la toga.

Comentarios