viernes 28.02.2020

Todo el PSOE, unido por el dolor en la despedida a Rubalcaba

El dolor por el fallecimiento inesperado del que seguía siendo, tras cinco años retirado, un referente del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha unido en su capilla ardiente a dirigentes y exdirigentes del partido, algunos de ellos protagonistas de la guerra interna de las primarias de hace dos años

Todo el PSOE, unido por el dolor en la despedida a Rubalcaba

La entereza del presidente en funciones y líder de los socialistas, Pedro Sánchez, ha contrastado con la imagen de sufrimiento y llanto de la expresidenta andaluza Susana Díaz, que ha entrado en el patio de la cámara vestida de luto riguroso y con grandes gafas de sol negras, respaldada por los aplausos de decenas de personas que a esa hora hacían cola para entrar y despedir también al político socialista.

Acompañada de su predecesor en la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, y del secretario de Organización de los socialistas andaluces, Juan Cornejo, la que fuera rival de Sánchez hace dos años, con apoyo de Rubalcaba, en la batalla por el liderazgo del PSOE, ha compartido con este su pena en el sentido abrazo y el emocionado beso que le ha dado mientras le agarraba la cara con las dos manos.

Más tarde, en el pasillo, se ha visto a la andaluza llorar desconsoladamente mientras se abrazaba a políticos de otros partidos, como la que fuera vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, del PP, y el secretario general de Cs, José Manuel Villegas.

El apretón de manos, aunque frío, del que fuera otro de los principales adversarios internos de Sánchez, el exdiputado Eduardo Madina, con el diputado electo por Navarra, Santos Cerdán, uno de los hombres de mayor confianza de Sánchez en Ferraz desde las primarias, ha sido otra de las imágenes de unidad en torno al luto por Rubalcaba.

El Gobierno casi en pleno y la actual dirección del partido se han mezclado en el Salón de Pasos Perdidos con veteranos retirados de la primera fila, exministros y figuras políticas especialmente vinculadas con el que fuera vicepresidente del Gobierno, ministro, secretario general y sobre todo un político de Estado, como han destacado, entre otros, el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero.

Antes de acudir a la capilla ardiente, Zapatero ha difundido una carta de despedida en la que se refiere a Rubalcaba como un político "imprescindible", mientras que el secretario de Organización, José Luis Ábalos, ha destacado la "huella imborrable en beneficio de España" que ha dejado y se ha comprometido, en nombre del partido, a "guardar su memoria como se merece".

Ábalos y la número dos del PSOE, Adriana Lastra, han depositado además una bandera del PSOE en el féretro del que fuera secretario general de los socialistas.

Históricos como Joaquín Almunia y Javier Solana, figuras políticas muy vinculadas a él, como la que fuera su número dos, Elena Valenciano, el exportavoz parlamentario Antonio Hernando y la ex socialista Soraya Rodríguez, y exministros como él en el Gobierno de Zapatero, como Elena Salgado, Miguel Sebastián, Cristina Garmendia, Trinidad Jiménez y Beatriz Corredor han compartido recuerdos y emociones.

Líderes territoriales tan dispares como el presidente aragonés Javier Lambán y el castellanoleonés Luis Tudanca han estado también presentes, al igual que multitud de trabajadores y colaboradores del PSOE en Ferraz y en el Congreso unidos por el cariño y el respeto al que siempre les trató con cercanía y sencillez.

Flanqueado por Pedro Sánchez, Carmen Calvo, Cristina Narbona, Ana Pastor, José Luis Ábalos y María Luisa Carcedo, por un lado, y por familiares y amigos íntimos por otro, su féretro, cubierto por una bandera de España, no ha dejado de recibir muestras de afecto y rosas rojas de cientos de personas.

El que fuera secretario general de los socialistas madrileños y su mejor amigo, Jaime Lissavetzky, pendiente en todo momento de su viuda, Pilar Goya, reflejaba en su rostro la congoja.

Sobre la gran fotografía de Rubalcaba que presidía el acto, una frase: "La paz y la libertad es nuestra forma de vida". Entre las ausencias, las de Felipe González y Alfonso Guerra.

Comentarios