lunes 18/1/21

El terrible caso del caballo Yayo del Centro Ecuestre El Madroño: casi 30 años, enfermo y aun en ruta

Djerba du Bucher, más conocido como Yayo, es el caballo silla francés, que nació en 1991 (como si fueran 90 años en un ser humano) y que supuestamente, aun sigue en rutas diarias y con un trato muy alejado del que necesitaría dada su edad, su enfermedad y su conmoción psicológica. Un animal que, además, ha vuelto a desmejorar en salud tras haber sido apartado, después de 8 años, de la clienta que le cuidaba con piensos y tratamientos especiales. En exclusiva para ESTRELLA DIGITAL, el caso de un pobre animal cuyo fin parece será la muerte por agotamiento

El renacer de Yayo

Tal y como confiesa la mujer que le ha cuidado desde 2012: "cuando lo cogí, Yayo estaba bien, pero su salud empezó a caer en picado y ellas (las coordinadoras del centro) no se ocuparon". La clienta, también nutricionista equina de profesión, subraya que ha "estado pagando todos los gastos: el pienso especial de Alemania (pues apenas tiene muelas), la medicación de Inglaterra para su enfermedad Cushing (una alteración metabólica producida por una disfunción de la glándula pituitaria)", es decir: "en el medio pupilaje, yo pagaba todo, aunque no tuviera por qué".

Sin embargo, el centro decidió romper la relación con la clienta, de forma unilateral, sin previo aviso y sin ofrecer motivo alguno. "Yo no les he caído bien jamás" espeta. ¿Quizás porque cuidaba al caballo como si fuera suyo, comprándole comida especial, tratándole sus dolencias (además de la enfermedad Cushing, su soplo de corazón, su nula musculatura y está infosado) e incluso comprándole ropa de abrigo para el invierno? Motivos, que no parecen suficientes para prohibirle la entrada, o al menos no moralmente, y que sin embargo sí lo fueron para echarla, por decisión supuestamente de las coordinadoras, Elena y Bárbara, quienes no han querido ofrecer declaraciones a ESTRELLA DIGITAL, remitiéndonos directamente a sus servicios legales.

Su caída en picado, tras el abandono de su cuidadora

En concreto, la caída de salud de Yayo comenzó en 2016 (primera foto, de finales de mayo). Entonces, la clienta nos explica que comenzó a alimentarlo y mejoró, tal y como se puede observar en las fotografías de transición que ofrecemos a continuación. La segunda fotografía muestra al caballo en julio de este 2020, justo antes de que el centro expulsara a la clienta y la última de finales de octubre, tras echar a la clienta y justo después de sufrir un cólico. Sin duda, un cambio espectacular en masa muscular y brillo del pelo del animal, como se puede observar. Sin duda, el mejor estado de salud de Yayo fue cuando estuvo cuidado por la cliente, con quien jamás sufrió un cólico.

portada noticia ed españa-9

Desde que esta cliente fuera expulsada del centro a final de verano, el animal supuestamente ha sufrido cólicos (uno de ellos durante 12 días según nos informa), una terrible dolencia muy grave y posiblemente letal para unos animales como son los caballos. Pese a su edad, pese a su enfermedad y pese a estos episodios de cólicos, además de la conmoción psicológica para el animal por dejar de ver a la que fue su nexo de unión durante 8 años, lo cierto es que le siguen sacando de ruta. ¿Se imaginan a un ser humano de 90 años enfermo y obligado a caminar cargando con alguien más? Pues esta es la circunstancia en que supuestamente se encuentra el animal actualmente. Según nos informa la clienta, ni se le está dando el pienso que debe, ni se están acometiendo el cuidado adecuado de sus cascos, ni, asegura, le están dando su medicación pertinente.

¿Qué tiene que decir el centro hípico?

Desde ESTRELLA DIGITAL contactamos esta misma mañana con los servicios legales del centro sito en la localidad madrileña de Brunete. Cuando les preguntamos sobre la edad de sus caballos, el abogado subrayó "que hay ciertas cosas que no van a contestar porque nos parece que no proceden", añadiendo que "todo esto me parece casi surrealista", y afirmando que están preparados para recibir tanto quejas como posibles denuncias. Respecto al caso concreto del caballo Yayo, tampoco han ofrecido absolutamente ninguna declaración y ha detallado que "si alguien considera que hay un delito" ahí está la ley para denunciarlo. 

Unas opiniones sospechosamente dispares por Google del centro

Una respuesta para hacer valer su derecho frente a la opinión pública desaprovechada y máxime analizando las opiniones que sobre el centro se han volcado en Internet. De hecho, llama poderosamente la atención cómo, consultando en Google, las valoraciones son o extremadamente buenas o extremadamente malas, ¿habrá añadido alguna alguien del propio centro? Destaca cómo durante el último mes, muchos usuarios han coincido en lo sucios y mayores que están algunos caballos, así como en la poca amabilidad y trato -hacia los niños, cuestión especialmente grave- de Bárbara, una de las coordinadoras del centro.

A continuación reproducimos alguna de estas opiniones, las cuales son totalmente públicas, y se pueden encontrar en el buscador:

portada noticia ed españa-8

¿Qué solución se ofrece para Yayo?

La antigua clienta del pobre animal ya ofreció al Centro Ecuestre El Madroño varias soluciones: una readmisión con compensación por los días que no se le ha permitido estar con Yayo, y hasta la compra del animal muy por encima de su precio de mercado, dada su edad y estado. Sin embargo, ante la negativa del centro a llegar a una solución, la clienta está valorando seriamente en presentar durante los próximos días una denuncia por incumplimiento de contrato, difamación y maltrato (recordemos el gran vínculo emocional que se genera entre las personas y los caballos, una situación que sufra ella pero también el animal), según nos informa su abogado.

Desde ESTRELLA DIGITAL seguiremos informando sobre el caso del pobre Yayo en este centro. ¿Recapacitaran y venderán el pobre animal a la persona que sí está dispuesta a cuidarlo con los tratamientos y piensos especiales que necesita para que pueda terminar sus días con la máxima salud física y mental que merece? 

Comentarios