jueves 23/9/21

Terremoto en las coaliciones autonómicas

La moción de censura que el PSOE y Cs han presentado en la Región de Murcia y en el Ayuntamiento, rompiendo los naranjas su coalición con el PP, ha desencadenado un terremoto autonómico, con una primera réplica en Madrid, que se ha tomado la revancha anunciando un adelanto electoral

Banderas de comunidades autónomas.
Banderas de comunidades autónomas.

Podría haber una segunda réplica en Castilla y León, donde los socialistas se han decidido finalmente por presentar la moción de censura que llevaban sopesando desde hace un tiempo, y que para prosperar necesitan del respaldo de los naranjas.

La ruptura de los naranjas con el PP en Murcia, avalada por Inés Arrimadas, ha tenido una respuesta casi inmediata en la Comunidad de Madrid, donde su presidenta, Isabel Díaz Ayuso, ha decidido convocar comicios, una decisión de la que estaba al tanto Pablo Casado.

Aunque Más Madrid y el PSOE se han apresurado a registrar una moción de censura para impedir ese adelanto electoral, que sería el 4 de mayo, está en el aire que finalmente puedan llegar a debatirse.

En todo caso, desde Cs han insistido en que la moción de censura se circunscribía solo a Murcia, según han asegurado a Efe fuentes de este partido a Efe, que no esperaba represalias por parte del PP. Pero todo ha acabado saltando por los aires en unas horas.

Hay comunidades donde la relación entre los dos socios ha sido muy difícil desde el principio, como es el caso de Madrid, y otras, donde no siéndolo, por ejemplo en Castilla y León, su vicepresidente, Francisco Igea, no cuenta con el respaldo de Inés Arrimadas y eso podría provocar algún cambio.

Y luego están aquellas coaliciones que funcionan a la perfección como si fueran un único partido y buen ejemplo son Andalucía o el Ayuntamiento de Madrid.

Región de Murcia

La relación de las dos formaciones, que había sido más o menos tranquila hasta hace unos meses, empeoró notablemente a cuenta de las vacunaciones de cargos del PP saltándose la cola y también por las presiones de Vox con el pin parental.

Mientras, la desconfianza total en el Ayuntamiento murciano se abrió paso con la denuncia del primer teniente de alcalde y portavoz de Cs en el consistorio, Mario Gómez, de una presunta trama de corrupción en la contratación municipal.

Comunidad de Madrid

La espada de Damocles ha estado sobre la Comunidad de Madrid desde que arrancó la coalición por la mala relación que han mantenido Ayuso y su vicepresidente de Cs, Ignacio Aguado, con continuos encontronazos, sobre todo debido a la gestión de la pandemia, y la presión que de Vox, que además lleva tiempo pidiendo elecciones.

Los socialistas madrileños también llevan meses trabajando en ese cambio pero no muy abiertamente hasta el día de hoy, que se han precipitado, igual que ha hecho el partido de Íñigo Errejón, a presentar esa moción de censura.

Al final, el pacto PSOE-Ciudadanos para apartar al PP en Murcia ha dado a Ayuso el argumento para adelantar las elecciones como ya barajó anteriormente y que siempre rechazó Cs, que también se cerró a una moción de censura con el PSOE.

Cs tacha a Ayuso de "irresponsable" y la acusa de mentir sobre el riesgo de que hubiera una negociación con el PSOE para presentar conjuntamente una moción de censura.

Ayuntamiento de la capital

Justo lo contrario de lo que ha pasado en el Ayuntamiento de la capital no contemplan la posibilidad de una ruptura pese a lo sucedido porque José Luis Martínez Almeida y Begoña Villacís "están trabajando muy bien", han reconocido a Efe fuentes naranjas.

Villacís ha llamado por teléfono al alcalde para reiterarle su compromiso "absoluto" de gobernar juntos y éste le ha trasladado el mismo deseo.

Castilla y León

En esta comunidad que gobierna Alfonso Fernández Mañueco (PP) con Francisco Igea (Cs) las cosas van bien y no se van a torcer, han asegurado desde ambos partidos, aunque allí el PSOE se ha descolgado finalmente con una maniobra similar a la murciana.

Los socialistas solo necesitarían el apoyo de cuatro de los doce procuradores de Cs para prosperar en el caso de que no tuvieran otros respaldos extra, pero podría bastarles con uno o dos naranjas.

Según han dicho a Efe fuentes de la coalición, están tranquilos en ese sentido porque la coalición en Castilla y León funciona sin problemas. Además de la buena sintonía entre ambos quizá ayude el que no dependan de Vox para poder gobernar.

Andalucía

El Ejecutivo andaluz es también una balsa de aceite y los dos socios dejan claro que la estabilidad es absoluta y que no se va a romper el gobierno, han afirmado fuentes naranjas.

La armonía llega hasta tal punto que el vicepresidente de la Junta, Juan Marín (Cs), no descartó concurrir con el PP en coalición a las próximas autonómicas el año que viene, algo que no gustó a Arrimadas que lo desechó por completo.

Hace un mes la líder naranja visitó Sevilla, donde constató la solidez de la coalición a pesar de tener también allí la amenaza constante de Vox con el pin parental. La formación de Santiago Abascal ya ha dejado claro que no apoyará nada si no se aprueba, poniendo en riesgo así la gobernabilidad. 

Comentarios