viernes 26/2/21

Sánchez pide "asumir" que no se aplazan las elecciones catalanas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha llamado a "asumir" la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) de suspender cautelarmente el aplazamiento de las elecciones catalanas aprobado por un decreto del Govern, que advierte, sin embargo, de que puede registrarse una alta abstención que deslegitime el resultado

sanchez foro efe

Desde el foro "Fondos europeos, las claves para la recuperación" organizado por la Agencia EFE y la consultora KPMG, Sánchez se ha mostrado partidario de que los catalanes puedan elegir un ejecutivo "cuanto antes" y ha afirmado que Cataluña necesita un gobierno "en plenas facultades". Por ello, desea que "la crisis de gobernabilidad de Cataluña se resuelva cuanto antes".

El Govern, por su parte, ha alertado de que si las elecciones catalanas se celebran el 14 de febrero, y no se aplazan hasta el 30 de mayo, puede haber una alta abstención que deslegitime el resultado, mientras que la oposición le ha echado en cara la "chapuza" del decreto de aplazamiento, ahora suspendido.

Mientras ultima las alegaciones que presentará este jueves ante el TSJC en defensa de su decreto de aplazamiento de las elecciones, el Govern ha lanzado varios mensajes de alarma sobre lo que puede suponer que la justicia obligue a votar el 14F.

Desde el Parlament, el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, ha expresado su "preocupación, perplejidad e indignación" por la "judicialización de la pandemia".

Aragonès ha advertido de que si el TSJC acaba obligando a celebrar las elecciones el 14F habrá el "riesgo de un aumento muy grande de la abstención", ante los recelos que pueden tener muchos electores a acudir a los puntos de votación en un momento "sanitariamente peor desde el punto de vista asistencial que durante la segunda ola".

Un mensaje que ha llevado más allá el conseller de Acción Exterior, Relaciones Institucionales y Transparencia, Bernat Solé, que ha alertado de que una hipotética "baja participación" el 14F puede suponer la "no legitimidad" del resultado electoral.

Aragonès ha hecho un llamamiento a las fuerzas parlamentarias a mantenerse unidas en defensa del aplazamiento electoral, pero sus apelaciones han sido respondidas con críticas desde la oposición.

El presidente del grupo de Ciudadanos, Carlos Carrizosa, ha usado la palabra "chapuza" para referirse a un decreto que entendió que conllevaría "problemas" desde el primer momento en que lo leyó, porque suponía "desconvocar" los comicios, no "aplazarlos".

La portavoz parlamentaria del PSC, Eva Granados, ha definido el decreto del Govern como "una chapuza jurídica", una "desconvocatoria que se parece a un pucherazo".

La presidenta del grupo de los comunes, Jéssica Albiach, ha criticado a un Govern que "no sabe gobernar, garantizar unas elecciones ni aplazarlas", mientras que el presidente del PPC, Alejandro Fernández, ha denunciado el "nuevo episodio de incompetencia" del ejecutivo catalán.

Por parte de la CUP, Vidal Aragonès ha puntualizado que "el tema de fondo no es si el decreto está bien hecho o mal hecho, sino proteger la salud pública".

Por su parte, en un nuevo rifirrafe público entre socios del Govern, el presidente del grupo de ERC, Sergi Sabrià, ha acusado a JxCat de ser "gobierno y oposición" al mismo tiempo, algo a su juicio "cínico", una crítica a la que ha replicado el diputado Francesc de Dalmases, que ha denunciado a su vez el "cinismo" y la "deslealtad" de los republicanos.

Mientras tanto, a la espera de que el TSJC decida en los próximos días si mantiene la suspensión cautelar del decreto de aplazamiento, la Fiscalía de Cataluña se ha posicionado a favor de mantener la fecha de las elecciones del 14F de forma cautelar.

Y mientras el TSJC analiza los recursos contra el decreto de aplazamiento, la Generalitat ha pedido a la Junta Electoral Central (JEC) que amplíe el plazo de solicitud de voto para los ciudadanos residentes en el exterior. EFE

 

Comentarios