domingo 25/10/20
Política

Puigdemont derrota a los moderados del PDeCAT y se postula para la Eurocámara

El expresident de la Generalitat Carles Puigdemont ha logrado someter al sector moderado del PDeCAT, con unas candidaturas para el 28A y el 26M con predominio de perfiles de la Crida Nacional per la República, y ha decidido presentarse como cabeza de lista de JxCat a las elecciones europeas, compitiendo con Oriol Junqueras

Oriol Junqueras y Carles Puigdemont en una imagen de archivo.
Oriol Junqueras y Carles Puigdemont en una imagen de archivo.

Tras semanas de batalla soterrada y discreta, que han dificultado la concreción de las propuestas electorales de JxCat -espacio en el que conviven el PDeCAT, partido heredero de CDC, y la Crida, el movimiento constituido en enero con el patrocinio de Jordi Sànchez, Carles Puigdemont y Quim Torra-, finalmente se ha resuelto el pulso.

El sector moderado del PDeCAT, abanderado por nombres que hasta ahora habían jugado un papel preeminente en las Cortes -como Carles Campuzano, Jordi Xuclà o Marta Pascal-, ha quedado relegado en la confección de las listas para las elecciones generales del 28 de abril (28A) y para las municipales y europeas del 26 de mayo (26M).

Los vencedores de este pulso han sido los sectores más alineados con la línea marcada por Puigdemont -mucho más reticente a ayudar a la gobernabilidad en Madrid, como planteaban los pragmáticos-, con la vicepresidenta del PDeCAT, Míriam Nogueras, a la cabeza.

El presidente del partido, David Bonvehí, que hasta hoy buscaba mantener un perfil equilibrado entre las dos almas del PDeCAT, ha bendecido finalmente el acuerdo con la Crida, que en realidad es la gran ganadora de esta negociación, porque sitúa a sus principales bazas en los puestos clave de las candidaturas electorales.

El golpe de efecto más sonado ha sido el anuncio de que Puigdemont, que permanece en Waterloo (Bélgica), encabezará la lista de JxCat al Parlamento Europeo, por lo que competirá con quien fue el vicepresidente de su Govern, Oriol Junqueras, líder de ERC.

Jordi Sànchez, presidente de la Crida y recluido en Soto del Real (Madrid) por lo menos hasta que termine el juicio del 1-O en el Tribunal Supremo, liderará la candidatura de JxCat por Barcelona en las elecciones al Congreso.

Le seguirá como número dos la consellera de Cultura, Laura Borràs, como ha avanzado el diario Ara, después de que, según han explicado a Efe fuentes de la Generalitat, haya intercedido en las negociaciones su valedor, el presidente catalán, Quim Torra, que el pasado jueves la convenció para que asumiese esta responsabilidad.

En el número tres se situará Míriam Nogueras -el primer nombre del PDeCAT en la lista- y el cuarto lugar lo ocupará el todavía eurodiputado Ramon Tremosa, de manera que Puigdemont y Torra se aseguran que el grupo de JxCat en el Congreso quede en manos de sus fieles, a diferencia de lo que ocurría con Campuzano y Xuclà.

El exconseller Josep Rull, también preso en Soto del Real, liderará la lista por Tarragona, seguido de Ferran Bel -prácticamente la única cuota moderada del PDeCAT que se ha permitido incluir en las listas de JxCat- y Aurora Massip.

La candidatura por Lleida para el 28A tendrá como cabeza de cartel el exconseller Jordi Turull, igualmente preso, mientras que por Girona encabezará la lista Jaume-Alonso Cuevillas, abogado de Puigdemont, seguido de Sergi Miquel y Marina Geli, y para el Senado figurará el exconseller Lluís Puig, en Bélgica como Puigdemont.

Asimismo, ha quedado despejado el diseño de la lista de JxCat al Ayuntamiento de Barcelona en las municipales del 26M, con el exconseller preso Joaquim Forn como número uno, la consellera de la Presidencia, Elsa Artadi, en el segundo puesto y Neus Munté en tercer lugar, pese a que ganó las primarias del PDeCAT, que es quien ostenta los derechos electorales de la candidatura.

El número cuatro, según las fuentes consultadas, está reservado para Ferran Mascarell, que había amagado con presentar candidatura propia pero que, pese a situarse por debajo de Forn, Artadi y Munté, tiene el visto bueno para ser primer teniente de alcalde en caso de que JxCat gane las elecciones en Barcelona.

Tal y como han quedado las listas, Torra y Puigdemont -y por extensión la Crida como organización- se aseguran que los representantes de JxCat en el Congreso, el Senado, el Ayuntamiento de Barcelona y la Eurocámara -además del Parlament- vayan alineados con su estrategia, y se eviten así las discrepancias vividas durante el debate sobre la tramitación de los presupuestos de Pedro Sánchez.

Otra de las conclusiones del terremoto político de este domingo en las filas del PDeCAT es que el sector moderado queda severamente tocado y el partido ve diluirse su perfil dentro del espacio que comparte con la Crida, si bien hay voces entre los pragmáticos que defienden organizarse y no arrojar aún la toalla.

De hecho, el consell nacional extraordinario del PDeCAT celebrado este domingo en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) ha avalado que tras las elecciones del 26M se articule un espacio de integración entre el partido y la Crida, bajo el paraguas de JxCat.

Situando a todos sus pesos pesados -"presos y exiliados"- al frente de sus listas del 28A y el 26M, JxCat pretende librar la batalla frente a ERC por la hegemonía del soberanismo en todos los frentes electorales.

Los cuatro presos de JxCat -Sànchez, Turull, Rull y Forn- han asegurado a través de una carta que sus candidaturas "representan mejor" que ninguna otra el "espíritu unitario y transversal del 1-O", aunque se han ofrecido a apartarse si eso sirve para "facilitar" la unidad electoral con ERC. 

Comentarios