domingo 22.09.2019

El Prat afronta sin problemas el tercer día de la huelga de vigilantes

El Aeropuerto de Barcelona-El Prat vuelve a vivir este domingo una situación de plena normalidad, pese a la huelga que desde el viernes secundan los vigilantes de seguridad, que barajan la posibilidad de llevar a cabo una huelga de celo para incrementar la repercusión de su protesta

El Prat afronta sin problemas el tercer día de la huelga de vigilantes

La tercera jornada de huelga de los vigilantes de Trablisa transcurre sin incidencias y los tiempos de espera para pasar los controles de seguridad son mínimos, ya que se han decretado unos servicios mínimos del 90 % que han dejado sin efecto la repercusión del paro.

Ello, unido a la previsión de los viajeros, que para evitar problemas llegan al aeropuerto con varias horas de antelación, hace que tanto en la terminal T1 como en la T2 las colas de los filtros de seguridad no superen los quince minutos.

La presidenta del comité de empresa de Trablisa, Genoveva Sierra, ha denunciado que los "excesivos" servicios mínimos establecidos han provocado que "realmente no haya huelga" y que haya "menos colas que en un día normal".

Además, ha asegurado que los vigilantes están trabajando estos días "con mucha presión".

El comité lamenta la nula implicación de los partidos políticos en el conflicto que mantienen con la empresa Trablisa y sopesa la posibilidad de llevar a cabo una huelga de celo.

"¿Qué interés tienen dejándonos como única solución real de protesta la realización de una huelga de celo (cosa que no hemos hecho), perjudicando así a los viajeros? ¿Realmente hemos de llegar a tomar medidas que perjudican a terceros si queremos que se atiendan nuestras reclamaciones, perjudicando además la seguridad del aeropuerto?", se pregunta el comité.

El Prat afrontará mañana la cuarta jornada de huelga de los vigilantes de Trablisa, que por ahora están dispuestos a mantener la protesta, aunque piden reanudar la negociación con la empresa para intentar buscar una salida a este conflicto laboral. 

Comentarios