miércoles 21/4/21

Estrella Digital

Podemos aboga por 8.000 millones de ayudas directas gestionadas por el Estado

Unidas Podemos ha considerado que del plan de ayudas de 11.000 millones de euros que aprobará el Gobierno en marzo al menos 8.000 millones deben ser transferencias directas a las empresas, y avisan de que deben ser gestionadas por el Estado para ser homogéneas en todo el territorio

erte

El Gobierno de coalición está negociando el Real Decreto Ley de medidas extraordinarias de apoyo a la solvencia empresarial y que contemplar ayuda a empresas de hostelería, turismo y comercio gravemente afectadas por la pandemia.

Unidas Podemos ya ha avisado de que es "prioritario" concentrar la mayor parte de las ayudas en transferencias directas a las empresas y poner condiciones para su reparto.

En este sentido ha planteado al Ministerio de Economía que dirige Nadia Calviño que las ayudas directas queden reguladas en una norma estatal para que sean iguales en todo el territorio y ha propuesto un fondo que "no debe transferirse a las Comunidades Autónomas".

Según las líneas generales de la propuesta de la formación morada, que ha conocido EFE, las ayudas no deben limitarse a determinados sectores, sino que deben estar abiertas a todas las empresas que las requieran, aunque abogan porque estén condicionadas al mantenimiento del empleo "para evitar abusos o malas prácticas".

En este sentido, el mantenimiento del empleo podría estar entre el 70 % y el 80 % de la plantilla entre 2021 y 2022.

A este objetivo también se le podría añadir el compromiso de la empresa que reciba estas ayudas de abandonar en tres años el Régimen de Tributación por módulos.

Podemos avisa de que en caso de que estas condiciones no se cumplan, las ayudas serían reembolsadas al Estado y además incide en que solo se debería acceder a las mismas con una caída de facturación de entre el 30 % y el 40 % en 2020 respecto a 2019.

De ser así, podrían cubrir hasta un determinado porcentaje de sus costes fijos -entre el 70 % y el 80 % y en ningún caso cubrir costes de los ERTE.

Los socios de Gobierno de Sánchez también ven conveniente posponer el proceso de reestructuración de deuda de las empresas y en todo caso no creen que se deba distinguir en la reestructuración de las empresas que han utilizado préstamos del ICO o las que usaron recursos propios para afrontar la pandemia.

La restructuración de las deudas del ICO y el mecanismo de recapitalización deben ser instrumentos secundarios, mientras que el fondo de ayudas directas debe ser el prioritario, han dejado claro a Calviño al argumentar que el problema de los negocios es de falta de ingresos y que una reestructuración no va a evitar caer en la insolvencia.

Calviño aseguró recientemente en el Congreso que está analizando junto al Banco de España y al sector financiero la solvencia de las empresas de turismo y hostelería con problemas de sobreendeudamiento para detectar dónde destinar el paquete de ayudas y adelantó que se trataría de unas ayudas dirigidas a empresas, pymes y autónomos de los territorios más afectados por la pandemia, sobre todo en los sectores del turismo y la hostelería.EFE

Comentarios