jueves 24.10.2019

Paridad sí, pero cero candidatas a presidenta entre los grandes partidos

La paridad en las listas a las elecciones generales se respeta, como obliga la ley de Igualdad, pero ninguno de los cinco grandes partidos estatales que concurre a las elecciones generales del 28 de abril sitúa a una mujer como cabeza de lista a la Presidencia del Gobierno

Paridad sí, pero cero candidatas a presidenta entre los grandes partidos

Eso sí, la paridad en las listas supera el 40 por ciento que fija la ley, y de los grandes partidos Podemos llega al 51 por ciento en las listas al Congreso y PSOE se coloca justo en el punto medio, con el 50 por ciento en las candidaturas a la Cámara Baja.

Los otros tres partidos se sitúan por debajo pero ampliamente por encima del 40: Cs tiene un 47,8 por ciento de mujeres en las listas al Congreso; PP un 47,5, y Vox el 47 por ciento.

Sin embargo, para encontrar mujeres de número uno en las listas para presidir el Gobierno hay que rebuscar en los partidos minoritarios y sólo el Partido Animalista contra el Maltrato Animal (PACMA), el Partido Humanista y Recortes Cero-Grupo Verde-Partido Castellano-Tierra Comunera llevan una mujer como número uno.

Además la coalición Recortes Cero es la única que se presenta a las elecciones generales con mujeres encabezando todas sus listas al Congreso, en las 52 circunscripciones.

Y esto la convierte en la candidatura con más presencia femenina como cabeza de lista al Congreso en toda la historia de la democracia.

De los cinco grandes partidos estatales, el PP es el que lleva más mujeres en cabezas de lista al Congreso, 23 frente a 29 hombres; seguido por PSOE y Unidos Podemos, ambos con 22; Ciudadanos, 20 y Vox, con sólo 14.

Respecto a anteriores comicios, la presencia femenina crece en el PP, que en 2016 se presentó con 19 candidaturas, mientras que cae en el PSOE, que en las pasadas elecciones colocó como cabezas de lista a 27 mujeres frente a 25 varones.

Unidas Podemos, que ha feminizado el nombre, también ha puesto en esta ocasión más mujeres liderando sus listas, 22 frente a las 20 de hace tres años al igual que Ciudadanos que suma cinco mujeres más que la convocatoria anterior, 15 entonces y 20 en esta convocatoria.

Ourense es la única provincia en la que cinco partidos estatales presentan una mujer como cabeza de lista (PP, PSOE, Cs, Unidas Podemos y Vox), mientras que en Pontevedra también hay cinco mujeres como número uno, pero en esta ocasión en lugar de Vox la quinta es de En Marea.

En Asturias, PP, Unidas Podemos y PSOE llevan mujeres en la cabeza de lista y, en el caso de los socialistas, llevan dos seguidas: Adriana Lastra y la ministra María Luisa Carcedo.

También ministras han colocado los socialistas como número uno en las provincias de Álava, Isabel Celaá; Ávila, Margarita Robles; Barcelona, Meritxell Batet; Guadalajara, Magdalena Valerio; y Sevilla, María Jesús Montero.

En Madrid, aunque no en cabeza de lista, hay cuatro ministras en los diez primeros puestos: la vicepresidenta, Carmen Calvo; la titular de Industria, Reyes Maroto; la de Transición Ecológica, Teresa Ribera; y Justicia, Dolores Delgado.

Otra provincia en la que abundan las mujeres como cabeza de lista en el cartel electoral es Sevilla con candidatas de PP, PSOE, Unidas Podemos y Vox, sólo Cs ha optado aquí por un varón.

Y también en Sevilla el PP y Unidas Podemos llevan a mujeres no sólo en el número uno, también en el número dos.

En el Senado la presencia de mujeres en los primeros puestos desciende. Unidas Podemos es el que presenta más mujeres, un total de 32; seguido de los socialistas, con 22; Ciudadanos, 20; PP , 13 y el que menos Vox, con sólo 12.

En porcentaje, sólo Unidos Podemos mantiene el 50 por ciento de las listas mientras que el PSOE se sitúa con el 47,5 por ciento; Cs, con 46,3 por ciento; Vox, con 45,6 por ciento y el último el PP, 45,5 por ciento.

No obstante, si se desglosa entre titulares y suplentes, en el Senado destaca el caso de Vox y PP donde las candidatas suplentes duplican a las titulares, lo que significa que las mujeres engordan las listas a la Cámara Alta en puestos poco relevantes.

Comentarios