domingo 7/3/21

Page: "entiendo a Sanidad, ir al Congreso es casi un suplicio para el Gobierno"

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha señalado que entiende la posición del Ministerio de Sanidad de no adelantar el toque de queda, ya que prevé que en unos días se notarán los efectos de las restricciones "sin necesidad de ir al Congreso", que se ha convertido "casi en un suplicio para el Gobierno"

page

En una entrevista en TVE este jueves, García-Page ha señalado que ya "hemos aprendido" algo de la evolución de la pandemia y "sabíamos" que después de Navidad vendría un pico "y creo que en el Ministerio prevén que a la vuelta de unos días se van a notar los efectos sin necesidad de ir al Congreso".

"Sinceramente creo que el Congreso, a los efectos de abordar esta pandemia, se ha convertido casi en un suplicio para el Gobierno, yo lo entiendo", ha dicho García-Page quien ha criticado a la oposición y ha manifestado que la experiencia de los primeros meses de pandemia en el Congreso "ha dejado marcado a huella la estrategia y hay más acuerdo entre presidentes autonómicos, del partido que seamos, que en el Congreso de los Diputados".

Del PP ha señalado que si no tuviera "el condicionante" de otros partidos que le están "horadando" el espacio electoral "quizá se avendría más a planteamientos razonables" y ha agregado que echa de menos "un poco más" de colaboración con el Gobierno.

Sobre la dimisión del consejero de Salud de Murcia, Manuel Villegas, tras vacunarse contra el coronavirus con altos cargos y funcionarios de su departamento, García-Page ha dicho que lo que hicieron no respondía al protocolo que se había planteado, ya que si se hubiera marcado que los directivos de hospitales estaban incluidos en el protocolo hubiera sido "razonable" vacunarse, pero como no es así se trata de "un incumplimiento".

Respecto a qué pasaría si una situación similar se diera en Castilla-La Mancha, ha dicho que ya hubo una "reflexión" hace unos meses, cuando faltaban PCR, y "ni nos lo llegamos a plantear", ya que "dábamos por hecho que cualquier alteración o anticipación de los políticos o de los directivos en un protocolo, en este país, siempre se iba a ver mal".EFE

Comentarios