viernes 17.01.2020

El nuevo embajador del Vaticano en España entrega sus credenciales al rey

El nuevo embajador de la Santa Sede en España, el filipino Bernardito Auza, ha entregado este jueves sus cartas credenciales a Felipe VI para asumir el cargo que dejó vacante el italiano Renzo Fratini, tras haber estado diez años como nuncio vaticano

El nuevo embajador del Vaticano en España entrega sus credenciales al rey

La presentación formal de Auza como nuevo representante del papa Francisco en Madrid ha tenido lugar en el Palacio Real, donde también van a entregar su credencial al rey los nuevos embajadores de Japón, Grecia, Andorra, Bosnia, Mauritania y Malasia.

Auza, ataviado con el birrete y la capa cardenalicia, ha sido el primero en saludar a don Felipe en la Cámara Oficial, en una ceremonia en la que se ha estrenado la nueva ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya.

Tras entregar su credencial y darle la bienvenida a Madrid, Felipe VI ha mantenido una breve reunión con el arzobispo filipino para intercambiar impresiones sobre el estado de las relaciones entre España y la Santa Sede.

El nuevo nuncio, de 60 años, fue designado por el papa el pasado 1 de octubre para relevar a Fratini, quien dejó el cargo con polémica por unas declaraciones en las que se mostró crítico con la decisión del Gobierno de Pedro Sánchez de exhumar los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos.

"Sinceramente, hay tantos problemas en el mundo y en España. ¿Por qué resucitarlo? Han resucitado a Franco. Dejarlo en paz era mejor. La mayoría de la gente, de los políticos, tiene esta idea porque han pasado 40 años de la muerte. Ha hecho lo que ha hecho, Dios juzgará. No ayuda a vivir mejor recordar algo que ha provocado una guerra civil", dijo el anterior embajador vaticano.

Esos comentarios llevaron al Vaticano a comunicar que Fratini había vertido su opinión "a título personal" y que se respetaba la soberanía del Estado español y su sistema legal.

La incorporación del nuevo embajador pontificio coincide con la puesta de largo del Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos.

Uno de los puntos recogidos en el acuerdo de Gobierno firmado entre Sánchez y el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, hace referencia a que se acometerán cambios legislativos para "facilitar la recuperación de los bienes inmatriculados indebidamente por la Iglesia" en el registro de la propiedad.

El PSOE también llevó en su último programa electoral la revisión de los acuerdos entre España y la Santa Sede de 1979 que dan continuidad al Concordato de 1953 y reforzar el principio de laicidad para "mantener unas relaciones de cooperación moderna con la Iglesia Católica".

Unidas Podemos, por su parte, defendía en su programa eliminar la exención del IBI del que goza la Iglesias al considerarlo un privilegio.

Auza, que habla cinco idiomas -español, inglés, francés, italiano y tagalo- era desde 2014 observador permanente de la Santa Sede en Naciones Unidas y previamente, fue nuncio en Haití, donde fue destinado en 2008 por encargo de Benedicto XVI.

Como es tradición en la ceremonia de las cartas credenciales, los embajadores llegan al Palacio Real en una carroza de época desde el Palacio de Santa Cruz, sede del Ministerio de Asuntos Exteriores.

En la Plaza de la Armería, Auza ha sido recibido con los acordes del himno del Vaticano a cargo de músicos de un destacamento de 200 soldados de la Guardia Real. 

Comentarios