lunes 17.02.2020

Medio Ambiente, de ministerio "maría" a vicepresidencia con máximo rango

Casi 30 años después de que el epígrafe "Medio Ambiente" apareciese por primera vez como "coletilla" en un ministerio, las políticas medioambientales y frente a la crisis climática alcanzan su máximo rango político con la creación de la Vicepresidencia para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico en el gobierno del PSOE-Unidas Podemos. con Teresa Ribera al frente

Medio Ambiente, de ministerio "maría" a vicepresidencia con máximo rango

Las políticas medioambientales han estado repartidas, históricamente, por diversas áreas administrativas (Fomento, Agricultura... ) y en ocasiones con un enfoque "desarrollista", abiertamente en conflicto con los planteamientos conservacionistas o de desarrollo sostenible.

Fue en junio de 1993, en la última legislatura de Felipe González cuando el, hasta entonces Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo (MOPU), pasó a denominarse Ministerio de Obras Públicas Transportes y Medio Ambiente (MOPTMA), con Josep Borrell como ministro y Cristina Narbona al frente de la Secretaria de Estado de Medio Ambiente y Vivienda.

En cierta medida fue una de las consecuencias del "espíritu de Río", el impulso ambientalista derivado de la Cumbre de la Tierra, la Conferencia de la ONU sobre Medio Ambiente y Desarrollo, celebrada un año antes en Rio de Janeiro y en la que participaron más de un centenar de jefes de Estado o de Gobierno, entre ellos el propio González.

Eran los años de la "metasequía" que asolaba España, se debatía sobre el Plan Hidrológico Nacional, que aún tardaría años en aprobarse, el agujero de la capa de ozono crecía hasta alcanzar un tamaño equivalente a 46 veces el territorio de España y se celebraba el Primer Congreso Nacional de Medio Ambiente (CONAMA 1), bajo el lema “al encuentro de soluciones”.

Ya entonces se hablaba de pérdida de biodiversidad, del drama de los incendios forestales y del "efecto invernadero", pero el cambio climático aún no era el tema ambiental más preocupante para la sociedad, a pesar de que Naciones Unidas acababa de aprobar la Convención Marco sobre Cambio Climático (CMNUCC) que daría lugar a la COP1 de Berlín en 1995.

Con la creación del MOPMA en el 93, por primera vez en España el medio ambiente contaba con una alusión explícita en un ministerio con competencias específicas sobre políticas ambientales, una de las reivindicaciones históricas del movimiento conservacionista, aunque algunas de ellas continuaron en el entonces Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, del que dependía el desaparecido Instituto para la Conservación de la Naturaleza (ICONA).

Y es que los años 90 supusieron un revulsivo ambiental en el que se juntó el impulso de las organizaciones ecologistas con una creciente conciencia ambiental en las organizaciones políticas, empresariales y de comunicación.

Sin embargo hubo que esperar hasta mayo de 1996 cuando, con el primer gobierno de José María Aznar (PP) se crea un Ministerio de Medio Ambiente, con competencias exclusivas sobre la materia y con la abogada Isabel Tocino como titular de la cartera y aunando las competencias repartidas entre Obras Públicas y Agricultura.

Desde entonces las políticas ambientales han sufrido diversas vicisitudes administrativas con desigual peso político, con carteras independientes como el Ministerio de Medio Ambiente (2004) con Cristina Narbona al frente y Ribera en la secretaria de Estado de Cambio Climático, durante el gobierno del PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero, o compartidas Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (2008) o Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente 2014) o Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (2016) con Isabel García Tejerina (PP).

Tras la moción de censura contra Mariano Rajoy de 2018, con Pedro Sánchez las políticas ambientales vuelven a contar con cartera propia bajo la denominación de Ministerio para la Transición Ecológica y con las competencias sobre energía, históricamente en el ministerio de Industria.

Las políticas ambientales son transversales impregnan la totalidad de los ámbitos de decisión ( infraestructuras a educación, saludo, economía...) y la ciudadanía, empresas y partidos (con excepciones) ha interiorizado estas cuestiones.

El momento del medio ambiente es ahora. La política ambiental alcanza su máximo rango político en la historia de los gobiernos españoles con la creación de una vicepresidencia que tiene entre sus objetivos afrontar el reto climático y el cumplimiento del Acuerdo de París frente a la crisis climática, tras la celebración de la reciente COP25 de Madrid y la declaración de emergencia climática por el Congreso y la Unión Europea.

Y para dar respuesta, entre las primeras medidas que deberá afrontar Ribera estará el envío al Parlamento del Proyecto de Ley sobre Cambio Climático, el desarrollo del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima y la Estrategia de Transición Justa, esta última pionera en el ámbito internacional. 

Comentarios