martes 7/12/21

Más de 200 profesores reclaman neutralidad a las universidades catalanas

La plataforma Universitaris per la Convivència, que agrupa a numerosos profesores de las universidades catalanas, ha reclamado a la Associació Catalana d’Universitats Públiques (ACUP) que deje de pronunciarse políticamente y mantenga la neutralidad de los centros universitarios

independencia

La plataforma Universitaris per la Convivència, que agrupa a más de 200 profesores de las universidades catalanas, ha reclamado a la Associació Catalana d’Universitats Públiques (ACUP) que deje de pronunciarse políticamente y mantenga la neutralidad de los centros universitarios.

En una carta pública, la plataforma pide a las universidades públicas catalanas que "condene sin ambages la violencia contra estudiantes constitucionalistas en los campus" y que "respete el bilingüismo existente en la sociedad catalana".

La plataforma expresa su preocupación "por el deterioro de libertades públicas en las universidades catalanas" y denuncia "la responsabilidad de la ACUP en ese deterioro, por acción y por omisión".

"La libertad ideológica y la libertad de expresión de sus profesores y alumnos están siendo lesionadas por las declaraciones institucionales de contenido partidista emitidas por los órganos de gobierno y de representación de nuestras universidades", denuncia la carta de la plataforma.

En este sentido, recuerdan que tres universidades catalanas -UB, UPF y UOC- han sido condenadas por la Justicia en los dos últimos años por partidismo y que la UAB lo fue por "violar esos mismos derechos de un grupo de estudiantes constitucionalistas, al negarse injustificadamente a inscribir su asociación en el directorio de colectivos".

Exige "la neutralidad ideológica de las instituciones públicas" y afirma que la "función política" de las universidades es "formar ciudadanos libres, críticos y participativos, conscientes de sus derechos y obligaciones, respetuosos con los derechos de los demás y sabedores de la pluralidad de una sociedad abierta".

"No corresponde a la universidad -añaden- promover una u otra ideología, ni adherirse a una u otra causa partidista".

"Sorprende que la ACUP no muestre preocupación alguna por el hecho de que las universidades que la integran violen con tanta frecuencia libertades públicas tan fundamentales", denuncia la plataforma, que ve impropio el comportamiento de rectores y claustros, a los que piden abandonar "la práctica de apoyar institucionalmente las ideas de unos en detrimento de las de otros".

También denuncian que "la libertad de reunión y la de manifestación se están viendo afectadas por la pretensión de ciertos sectores del movimiento estudiantil de monopolizar el espacio público universitario, expulsando de él a todos los que piensan de otro modo".

Califican esta pretensión de "totalitaria" y lamentan que "defender en público ideas democráticas básicas como el imperio de la ley o la igualdad ciudadana no es tarea fácil en los campus catalanes".

"La libertad lingüística, o el derecho de todos a expresarse y comunicarse con los demás en cualquiera de nuestras lenguas, está hoy también amenazada", agrega la plataforma.

En Cataluña -argumenta- "la gran mayoría de los estudiantes y profesores universitarios se maneja con soltura en ambas lenguas y cambia con toda facilidad de una a otra, nadie tiene el derecho de exigir a los otros que se expresen en una u otra lengua, la mayoritaria de los catalanes es el castellano, y la lengua catalana es no solo plenamente respetada y normalmente usada en la universidad, sino claramente dominante en su comunicación institucional".

Considera la plataforma que decir que el catalán está en peligro "es una fábula" y defienden que "la lengua española, además de ser de todos los catalanes, es la que hablamos y escribimos cotidianamente muchos de nosotros y la que, junto con el inglés, nos permite la comunicación científica y académica nacional e internacional".

Además, alega que el castellano es "la lengua que abre nuestras universidades al mundo hispanoamericano, del cual proviene buena parte de nuestros estudiantes de posgrado, y la que atrae a Cataluña a miles de estudiantes europeos cada año".

Por todo ello, cree que el objetivo de alcanzar el 80 % de docencia en catalán, "aparte de haber sido acordado a iniciativa de un 'Moviment Estudiantil' que no se sabe muy bien a quién representa y de ser de muy difícil consecución, sería gravemente lesivo para nuestras universidades porque las aislaría de las del resto de España y del mundo".

"En su día, la dictadura franquista intentó poner a las universidades al servicio de la causa del nacionalcatolicismo", recuerda la plataforma, que denuncia que "hoy, en Cataluña, el poder aspira a un semejante atropello, el de convertir a la universidad catalana en un eslabón más de la cadena con la que pueda someter a toda la sociedad a la causa del nacionalcatalanismo".

Comentarios