Martes 17.07.2018
DENUNCIA DE COMPRA DE VOTOS

Maduro gana las elecciones venezolanas mientras que la oposición exige que se repitan

La participación se sitúa en el 46% con una abstención récord, según el CNE. Mientras tanto, el principal aspirante de la oposición, Henri Falcón, asegura desconocer los resultados oficiales y pide la repetición de los comicios

Nicolás Maduro tras la proclamación de su victoria en las elecciones generales.
Nicolás Maduro tras la proclamación de su victoria en las elecciones generales.

Nicolás Maduro ha sido reelegido este domingo como presidente de Venezuela por segunda vez consecutiva hasta 2025 con un 46% de los votos. Las elecciones generales se han visto marcadas por una abstención récord en unas elecciones presidenciales celebradas en el país venezolano. En las últimas elecciones, celebradas en 2013, acudió a las urnas casi el 80% del censo. Sin embargo, Maduro no ha dudado en ningún momento de celebrar la victoria. "Un 47% por el pecho al segundo candidato, 'knock out'", exclamó el primer mandatario. 

El reelegido presidente de Venezuela había lanzado una advertencia a los venezolanos horas antes de las elecciones: “Votos o balas”. Sin embargo, el mensaje de Maduro no caló tanto en la población ya que la abstención ha batido récords en estos últimos comicios. Tras difundirse los resultados salió del palacio de Miraflores y compareció antes miles de seguidores. Habló de “victoria popular permanente”, destacó el margen con el que se impuso a Falcón -un 67,7% frente al 21,2%- y llamó al diálogo.

Por su parte, el Frente Amplio Venezuela Libre, el opositor disidente Henri Falcón y el candidato evangélico Javier Bertucci exigieron anoche la repetición de las elecciones presidenciales. Los distintos actores internos coincidieron de esta forma con el Grupo de Lima (15 países de América Latina), EEUU, Canadá y la Unión Europea, quienes desde el primer momento apostaron por no reconocer unas elecciones sin condiciones democráticas.

No obstante, a lo largo del día, decenas de colegios electorales, incluso en los barrios populares, lucían semivacíos, cuando es habitual ver las aceras de Caracas ocupadas por largas colas de venezolanos a la espera de votar. 

Comentarios