lunes 26/7/21

Juzgan a un etarra entregado por Francia por un atentado en Madrid en 2001

El etarra Juan Luis Rubenach Roig será juzgado desde este lunes en la Audiencia Nacional por el atentado perpetrado por el comando Madrid en 2001 contra el entonces subsecretario de Estado de Policía Científica, Juan Junquera, hechos por los que se enfrenta a una petición del fiscal de 1.020 años de cárcel

etarra

Rubenach, entregado por Francia en 2019, consiguió huir tras la detención de varios miembros de este comando nada más producirse este atentando con coche bomba -que dejó herido a Junquera y a otras 94 personas- gracias a la colaboración de un "héroe anónimo" que les siguió con su vehículo.

Según las conclusiones provisionales del fiscal, entre septiembre de 1998 y noviembre de 1999, ETA se valió de la tregua declarada para reclutar, adiestrar y rearmar a los grupos que la componían.

En ese contexto, los exdirigentes Ainhoa Múgica y José Antonio Olarra Guridi, ya condenados por estos hechos, reunieron en Francia a los miembros de ETA Ana Belén Egües, Ivan Apaolaza y Gorka Palacios para realizar cursillos de armas y explosivos.

Los etarras eligieron el nombre de "Buro Ahuste" para conformar un comando cuyo lugar de actuación sería Madrid, si bien el piso de seguridad en el que planeaban las acciones y guardaban las armas y explosivos estaba en Salamanca y fue alquilado por Rubenach bajo la falsa identidad de Honorio Rico.

A finales de noviembre de 1999 recibieron de ETA la primera entrega de material: 200 kilos de explosivo, además de cordón detonante, fusiles y placas, que trasladaron al piso de Salamanca.

La segunda entrega de material tuvo lugar en septiembre de 2000, cuando el comando recibió dos coches, uno robado y otro alquilado, y 120 kilos de dinamita, que trasladaron Gorka Palacios y Oier Goitia, que se incorporó en febrero de 2000 al comando con la misión de organizar desde Salamanca las informaciones que iban recopilando.

Desde su llegada a Madrid, Rubenach se dedicó a hacer vigilancias para los atentados frustrados contra el consejero del Tribunal de Cuentas Paulino Martín y la fiscal en la Audiencia Nacional Blanca Rodríguez, a los que colocaron en numerosas ocasiones un coche bomba para hacerlo explosionar al paso de sus vehículos, pero que por diversos imprevistos, no lograron llevarlo a cabo.

Cuando Goitia regresó a Francia en febrero de 2001, Rubenach se trasladó a Salamanca y allí adiestró en el uso de explosivos y en la manera de elaborar informaciones sobre posibles objetivos a otros dos nuevos miembros del comando, Aitor García y Fermín Vila Michelena, ya condenados por estos hechos.

En septiembre se incorporaron Manex Zubiaga y Lexuri Gallestegui, también condenados, y Rubenach, establecido en Salamanca, se dedicó ese tiempo a pasar al ordenador las anotaciones que los miembros del comando hacían de los objetivos.

El 6 de noviembre de 2001 el grupo llevó a cabo el atentado contra Junquera, después de haberle sometido a vigilancia y de haberlo intentado sin éxito en mayo y junio de ese mismo año.

Los etarras se trasladaron a ese lugar con un coche que habían sustraído y entonces Aitor García, siguiendo las indicaciones de Egües, accionó el mando a distancia que hizo explosionar el coche-bomba al paso del vehículo de Junquera en la calle Corazón de María en la confluencia con la calle del Cardenal Silíceo de Madrid.

Acto seguido, los dos etarras se dieron a la fuga en el coche, pero un ciudadano, "ejemplar y anónimo", que sospechó que la pareja podía haber sido la autora del atentado, decidió seguirles con su vehículo y a través de su teléfono móvil dio el aviso a la Policía, lo que propició su detención.

Rubenach fue condenado en Francia en 2009 por asociación de malhechores y ahora será juzgado en España por depósito de armas de guerras y municiones, dos delitos de asesinato en grado de tentativa, otros dos de estragos terroristas y 95 delitos de asesinato en grado de tentativa. 

Comentarios