sábado 27/11/21

La juez envía a un jurado popular al exedil del PP implicado en el caso Mercurio

La juez del caso Mercurio, una trama de supuesta corrupción urbanística en la etapa de Manuel Bustos (PSC) como alcalde de Sabadell (Barcelona), ha dejado al exconcejal del PP Jordi Soriano a un paso de juicio con jurado popular, acusado de recibir dádivas de empresarios a cambio de adjudicaciones

jordi soria y busto,sabadell

En un auto, la titular del Juzgado de instrucción número 1 de Sabadell (Barcelona), que ha dirigido esta macrocausa destapada en 2012 que acabó costando la alcaldía a Bustos, ha concluido su investigación sobre la primera de las piezas separadas, centrada en la actividad supuestamente delictiva de Soriano, al que deja a las puertas de juicio junto a otros 21 acusados por los delitos de cohecho, tráfico de influencias y blanqueo.

Tras verse implicado en el caso Mercurio, Bustos -que ya acumula dos condenas por las primeras piezas separadas en las que ha sido juzgado- acusó a Soriano, supuesto cerebro de la red corrupta, de utilizar de forma reiterada su nombre como alcalde ante empresarios para simular una capacidad de influencia que no tenía.

Una vez finalizada su instrucción sobre la pieza separada en que el principal implicado es Soriano, la juez ha citado para el próximo 16 de febrero al exconcejal del PP y a los otros 21 investigados -en su mayoría empresarios-, así como a la Fiscalía y demás partes personadas, para concretar su imputación y que puedan solicitar el sobreseimiento de la causa o pedir nuevas diligencias, antes de enviar definitivamente el caso a juicio con jurado popular.

Entre los imputados también figura la exconcejal del PP en Castellar del Vallès (Barcelona) Sandra Roig.

El 27 de noviembre de 2012, los Mossos d'Esquadra practicaron varias detenciones y registros por el caso Mercurio, una trama de supuesta corrupción urbanística con epicentro en Sabadell, que acabó con la carrera política de Bustos, uno de los alcaldes del PSC con mayor proyección en aquella época.

Las investigaciones se centraban inicialmente en una presunta corrupción urbanística en el Ayuntamiento de Sabadell, pero las intervenciones telefónicas ordenadas por el juzgado destaparon otras supuestas irregularidades vinculadas al equipo de gobierno que derivaron en múltiples piezas separadas.

Según concluye la juez, Soriano aprovechó su condición de concejal del ayuntamiento para, más allá de las tareas inherentes a su cargo, intermediar a favor de algunos empresarios en asuntos propios del consistorio obteniendo a cambio un beneficio económico ilícito.

"Soriano actuó por motivos ajenos a su función pública, haciendo prevalecer intereses privados por encima de sus deberes derivados del cargo que ostentaba al tiempo de los hechos", apunta la juez, que remarca que el exconcejal del PP recibió dádivas de manos de varios empresarios para la obtención de distintas adjudicaciones.

Soriano admitió en 2013 que, pese a que en su etapa como concejal estaba formalmente en la oposición, en realidad mantenía una especie de "pacto de gobierno encubierto" con el alcalde Bustos, por lo que tenía contactos frecuentes con empresarios de la construcción, pero nunca, según su versión, para cobrar sobornos. EFE

Comentarios