viernes 4/12/20
Conflicto secesionista

El juez dicta orden de detención nacional para Anna Gabriel

El juez del caso abierto en el Supremo por el procés hacia la Declaración Unilateral de Independencia, Pablo Llarena, ha dictado una orden de detención nacional para la diputada de CUP Anna Gabriel, después de que hoy la investigada no haya acudido a su citación.

Anna Gabriel, en Suiza
Anna Gabriel, en Suiza

 El juez del caso abierto en el Supremo por el procés hacia la Declaración Unilateral de Independencia, Pablo Llarena, ha dictado una orden de detención nacional para la diputada de CUP Anna Gabriel, después de que hoy la investigada no haya acudido a su citación.

La exdiputada de la CUP, quien estaba citada como investigada para esta mañana a las 9.30 horas en el Supremo, no ha acudido al tribunal, tal y como había anunciado que sucedería, y la secretaria judicial ha levantado acta de su incomparecencia tras aguardarla media hora. 

La Fiscalía del Tribunal Supremo había pedido al Supremo que dictase la orden internacional de detención contra Gabriel una vez que se ha había comprobado su intención de no acudir a las citaciones. En un escrito entregado al juez Pablo Llarena, la Fiscalía pide que esa orden de detención vaya acompañada de un auto de ingreso en prisión.

En el escrito, la Fiscalía recuerda que Gabriel no se ha presentado a ninguna de las dos citaciones -para la primera pidió un aplazamiento- y que se encuentra en Suiza "según noticias aparecidas en medios de comunicación". "Habiendo eludido la acción de la justicia", dice la Fiscalía, procede que el juez dicte prisión provisional contra la exdiputada de la CUP "para proceder a su posterior reclamación ante las autoridades competentes de Suiza".

Con el auto de prisión dictado, la Fiscalía reclama al juez que inicie esos trámites para ordenar "la busca y captura internacional de la investigada y su detención preventiva", de la que se tendría que hacer cargo Interpol.

Gabriel estaba citada para este miércoles, pero en una entrevista a un diario suizo ya anunció que se quedaba en el país helvético y que no se presentaría en el Tribunal Supremo. Su abogado confirmó esas intenciones en un escrito enviado al juez Llarena.