viernes 15.11.2019

Iglesias insiste en la coalición y baraja un 'no' a la investidura de Sánchez

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, le ha trasladado este martes al presidente del Gobierno en funciones, según fuentes socialistas, que no descarta oponerse a la investidura que Pedro Sánchez convocará en el mes de julio, aún a riesgo de que sea fallida por no tener atados previamente los apoyos.

Iglesias insiste en la coalición y baraja un 'no' a la investidura de Sánchez

Casi dos meses después de celebrarse las elecciones generales que dieron 123 escaños al PSOE y 42 a Unidas Podemos, los dos líderes se han reunido durante una hora en La Moncloa, entrevista que ha terminado en desencuentro porque, aunque ambos quieren un gobierno de izquierdas, Pablo Iglesias no renuncia a una coalición y Pedro Sánchez no quiere en su gabinete ministros de la formación morada.

Si en sus tres reuniones anteriores la colaboración y la voluntad de entendimiento se antepusieron a las discrepancias, esta vez ya no ha habido paños calientes y ambos partidos han mostrado abiertamente que sus líderes están muy lejos de un acuerdo que facilite a Pedro Sánchez la investidura.

Hasta tal punto que Pablo Iglesias ha avisado al presidente del gobierno que podría votar que 'no' si antes no se alcanza un acuerdo, una circunstancia que, de no resolverse, llevaría a ir a una segunda sesión de investidura y en último término acercaría la posibilidad de una repetición electoral, porque tampoco el PP y Ciudadanos están hoy por hoy dispuestos a votar que sí.

Sin embargo, desde Podemos aseguran haber constatado esta tarde que "el PSOE no ha decidido si quiere un acuerdo con la izquierda o con la derecha para sacar adelante la investidura", y han instado a decidirse al jefe del Ejecutivo en funciones, que ayer se reunió con el líder del PP, Pablo Casado.

El secretario general de Unidas Podemos le ha transmitido al candidato del PSOE que está dispuesto a abrir una "negociación seria cuanto antes" si al final se decide por buscar "un programa social que ponga en el centro los derechos sociales y medioambientales", que vaya acompañado de "un gobierno de coalición estable".

Pero, según informa el PSOE, Pedro Sánchez ha propuesto a Iglesias un "Gobierno de cooperación" en los tres ámbitos de colaboración de los que esta semana el partido ya había hablado: programática, parlamentaria e institucional.

Los socialistas han recordado a Unidas Podemos que Sánchez ya se ha movido de su posición inicial de gobernar en solitario, con su oferta del gobierno de cooperación, y han instado a Iglesias a hacer lo mismo y renunciar a su aspiración de gobernar en coalición.

Sí han incorporado como novedad la creación de una 'Comisión de seguimiento al posible acuerdo de gobernabilidad', con la que, en el caso de alcanzar un pacto, se podría controlar el cumplimiento de los acuerdos programáticos.

En Podemos piden al presidente en funciones que se abra a acuerdos como los que la formación ha conseguido con el PSOE y otras fuerzas en autonomías como la Comunidad Valenciana, las Islas Baleares o Canarias, donde cargos del partido estarán dentro del gobierno.

Y no conciben que el presidente en funciones pretenda recabar sus 42 votos sin atender su "aspiración legítima" de estar representado en el Consejo de Ministros, porque la formación, según ejemplifica a Efe un cargo de la coalición, no sacaría ningún rédito de integrarse en los segundos niveles administrativos y estar a las órdenes de ministros socialistas sin tener ningún tipo de visibilidad.

Desde Podemos consideran además que es el candidato el que debe ir al Pleno de investidura 'con los deberes hechos' y los apoyos logrados, aunque asumen que unas segundas elecciones tendrían también para ellos un gran coste electoral.

Los socialistas, por su parte, aseguran que si el líder de Unidas Podemos se empecina en sentarse en el Consejo de Ministros "habrá elecciones y él lo tendrá que explicar".

De forma metafórica, en el PSOE ejemplifican que los socialistas quieren "vivir en el mismo barrio" que Pablo Iglesias, pero "no compartir vivienda con él" y solo entienden su obstinación en clave de supervivencia interna.

Mientras que en Ferraz resuena el eco del "¡con Rivera, no!" que un grupo de militantes gritó a Sánchez la noche de su victoria en las generales, hace dos meses, entre los socialistas hay voces que reconocen que preferirían "a un Toni Roldán en el Gobierno antes que a uno de Podemos al que haya que atar con correa".

Por su parte, el líder del PP ha insistido este martes en que es Pedro Sánchez quien tiene la responsabilidad de desbloquear la investidura y ha dicho que su partido no se dejará "instrumentalizar" por el PSOE, que pretende poner en los otros el foco de la responsabilidad de formar gobierno.

Comentarios