sábado 24/10/20

La Hostelería necesita un plan de rescate urgente

hosteleria

Sólo en Madrid, los hosteleros han denunciado una caída del 50% de la facturación y un descalabro sin precedentes en la Historia, con la pérdida de golpe y porrazo de 80.000 empleos, si no hay ayudas inmediatas del ejecutivo autonómico.

            Qué duda cabe que no hay mayor objetivo que el control sanitario en todos los frentes de la propagación del virus, algo que sólo puede llevarse a cabo mediante la restricción de movimientos, entre otras medidas drásticas. En el caso de un sector clave para la producción de riqueza en España, y aun no corriendo los momentos para el ocio, los confinamientos se han traducido ya en la prohibición del servicio de barra, la limitación a la mitad del aforo de los establecimientos y, con la obligación de cerrar a las 22h, la prohibición cuasi-fáctica de que se pueda sacar adelante el turno de cenas.

Aun manteniendo provisionalmente y valorando de forma continua el impacto de estas y otras medidas en la contención del rebrote del covid19, lo que bajo ningún concepto puede tolerarse es que una porción tan importante en el tejido económico de nuestro país, simple y llanamente, colapse.

Sin perder la cabeza, pero sin perder el tiempo, no sólo la presidenta Ayuso sino, de nuevo el gobierno de España, que sigue sin elaborar y proyectar un plan integral para la reactivación del país, debería estudiar las posibles ayudas económicas directas a recibir por propietarios de bares y restaurantes junto, sin duda, a una rebaja temporal de determinadas tasas y cargas impositivas.

La salud es lo primero, y su cuidado en horas críticas no puede relajarse ni ubicarse en un tercer plano. Pero con la misma fuerza de resistencia que la población está acreditando para someterse a controles incómodos y duros, Pedro Sánchez debería liderar en paralelo (no descargando la responsabilidad en comunidades ni ayuntamientos) una recuperación que, cuanto más tiempo se tarde en iniciarla, más insufrible y pesada se hará para todos en su desarrollo.

Comentarios