sábado 19/6/21

La Gran Guerra por 190 millones de turistas europeos

espana turismo

En apariencia como casi nunca pero en realidad como casi siempre, el turismo es hoy un fenómeno especialmente cambiante. Más allá de las tendencias y las modas, de las apuestas por unos u otros países, la competencia mundial de Estados Unidos, España, China y Francia es feroz, y las cuatro potencias se disputan el podio temporada tras temporada. Pero hay factores y contingencias que influyen de manera cíclica en el trasiego de visitantes a unos y otros lugares.

Hace una década nos encontramos con que la irrupción de las primaveras árabes derivó buena parte del tráfico de Túnez o Egipto hacia la vieja Europa, que obtuvo una magnífica ventaja económica de la circunstancia. Hoy, la pelea continental se libra en la ribera norte del Mediterráneo, especialmente entre España, Italia y Grecia, también incluso Portugal, Chipre, Malta o Turquía.

La situación sanitaria mejora, la vacunación avanza, el optimismo despierta poco a poco y la parálisis se va dejando atrás, lo que significa una fuente de esperanza para hoteles, restaurantes y bares o agencias. Es por ello que nuestro país prevé recibir el triple de visitas que el julio y agosto pasado; y, aun así, con este espectacular incremento, no llegaríamos ni al 50% de los niveles pre-pandemia (algo es algo).

Nos situamos ante el reparto de una tarta de 190 millones de turistas, nada más y nada menos. Disponemos de excelentes profesionales en el sector turístico, de soberbias instalaciones y de numerosos imanes que actúan como polo de atracción para quienes desean conocer nuestro país, repetir, descansar, disfrutar.

Precisamente por contar, en el ámbito privado, con tantos elementos a nuestro favor, nuestros políticos están obligados a no equivocarse; a tomar todas cuantas medidas de estímulo y bonificación de la llegada de viajeros puedan funcionar. Y a hacerlo con urgencia. Avanza inexorable el mes de mayo y las reservas se producen en todo el globo a nivel frenético para buscar un poco de oxígeno en un verano en el que se volverá respirar… un poco de normalidad.

Comentarios