sábado 24/10/20

El Gobierno consolida su relación con Cs de cara a la reconstrucción

El Gobierno está consolidando su relación con Cs de cara a la reconstrucción del país por la crisis de la COVID, una situación que se ha escenificado hoy con la reunión de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y una delegación del partido, encabezada por Edmundo Bal, para avanzar en una desescalada segura

Carmen Calvo y Edmundo Bal,
Carmen Calvo y Edmundo Bal

La reunión, que se ha celebrado en Moncloa durante dos horas, es la primera presencial que mantiene el Ejecutivo con un partido político desde que entró en vigor el estado de alarma hace casi tres meses y ha puesto de relieve el juego que el Gobierno quiere dar a Cs en el tablero de la geometría variable.

Y Ciudadanos, en esta nueva etapa dirigida por Inés Arrimadas, que se encuentra de baja por maternidad, está rentabilizando sus diez diputados reivindicándose como partido útil que solo se mueve por lo que es mejor para los españoles.

Desde el centro político y distanciado de ese escoramiento a la derecha que mantuvo en el último periodo de Albert Rivera, Ciudadanos ha recuperado el diálogo con el Gobierno y lo ha hecho insistiendo en que con un problema de la magnitud que ha causado el coronavirus "uno no puede elegir no sentarse", ha dicho Bal.

Por eso apoyaron las seis prórrogas del estado de alarma y el real decreto "de prevención, contención y coordinación", en cuya preparación también ha colaborado el partido naranja.

Precisamente, la finalidad de la cita que han mantenido este viernes se ha centrado en analizar qué medidas son necesarias para garantizar una salida segura del estado de alarma, incluyendo mecanismos para reforzar el sistema de salud pública y protegerse ante posibles rebrotes de la pandemia sin necesidad de recurrir a la herramienta constitucional del estado de alarma.

Han salido satisfechos de este encuentro, que se repetirá en julio, valorando el compromiso del Ejecutivo con las medidas de desescalada pactadas con su partido: "Por ahora el Gobierno cumple", ha asegurado el portavoz adjunto de los naranjas en el Congreso.

El Ejecutivo también está hablando con el resto de fuerzas políticas el respaldo al decreto de "nueva normalidad", que se tiene que convalidar en el Congreso antes de un mes, y que, según ha explicado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha sido sometido a la consideración de las comunidades autónomas, cuyas aportaciones, ha asegurado, han sido recogidas en su mayor parte.

Mientras tanto, el PP, con el que se da por hecho que Illa está igualmente conversando, carga contra el Ejecutivo y le advierte de que el momento de exigir responsabilidades por la gestión de la pandemia está cada vez más cerca, ha señalado el vicesecretario de Comunicación, Pablo Montesinos.

Además, Montesinos se ha quejado de que el presidente, Pedro Sánchez, no acepta "la mano tendida" del PP y que ni siquiera llama al líder de la oposición, Pablo Casado.

En todo caso, Sánchez tiene prácticamente despejado el camino para sacar adelante el decreto que regirá la llamada "nueva normalidad" a partir del 21 de junio, con el respaldo también de los seis escaños del PNV, a pesar de que no se sienten cómodos con el acercamiento del Gobierno a Cs.

Una aproximación que aceptan si se mantiene como algo "circunstancial", pero que si hubiera algo más "dificultaría bastante las cosas", ha avisado el portavoz de los nacionalistas vascos, Aitor Esteban, ya que ambos partidos mantienen posiciones antagónicas en cuestiones que consideran fundamentales, como el Concierto Económico.

Con ERC, otro de sus socios de investidura, se ha complicado la relación, entre otras cosas debido al nuevo papel de Ciudadanos, y de hecho el grupo independentista catalán pidió la semana pasada a Sánchez que eligiera entre ellos o los naranjas para tejer alianzas.

Aparte, el partido independentista ha criticado el decreto por los criterios del reparto de las ayudas a las comunidades.

Comentarios