miércoles 14/4/21

Estrella Digital

EDITORIAL

Felipe VI y la decisión más difícil de su reinado

Rey Felipe VI

La crisis institucional es un hecho consumado y sus dimensiones son, de grandes, inimaginables en la historia democrática de nuestro país. ¿Debe devolver El Emérito el dinero que ilícitamente recibió? ¿Dónde termina su responsabilidad civil o penal, en el caso de que las haya, y dónde comienza su responsabilidad social, ética, patriótica ante el conjunto del pueblo español?

La información se está canalizando bilateralmente entre Zarzuela y Moncloa con más delicadeza que nunca, porque el momento lo requiere, y el propio Sánchez habría delegado en Felipe VI la iniciativa sobre cualquier reforma legal que afecte a la Corona, la retirada del título a Juan Carlos, los cambios profundos en el concepto y el alcance de la figura de inviolabilidad

Por razones hondas, complejas y, algunas de ellas, hasta lógicas, la Monarquía ha entrado en barrena. No por su origen y su asentamiento en la Constitución del 78 (perfectamente definidos y desarrollados) sino por su ejercicio, a raíz especialmente de las últimas revelaciones que coinciden en el tiempo, por primera vez, con un partido de izquierda extrema y elementos antitistema como Podemos en el Consejo de Ministros.

No va a resultar sencillo ni fácil encontrar la salida adecuada, la única posible a la situación creada por el anterior jefe del Estado, por más sesudos análisis jurídicos que se estén elaborando. Y aún así, dos cuestiones parecen evidentes: la primera; que el hijo debe establecer una barrera de protección respecto del padre; la segunda, que se debe incrementar la transparencia, más aún, en la Casa del Rey.

Escribió Gabriel García Márquez que “cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño el dedo de su padre, lo tiene atrapado para siempre”. Hoy, cada uno desde su ámbito (no el personal ni el privado, nada de eso se discute) deberá tomar la decisión más difícil de su vida. El presente y el futuro del Estado se encuentra en juego... y en serio riesgo.

Comentarios