sábado 07.12.2019

Espinosa: la alianza España Suma tiene sentido, pero es improbable con Vox

El portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, considera que "tiene todo el sentido" la idea de España Suma entre el PP y Ciudadanos aunque, según ha precisado en una entrevista, es "improbable" que su partido se sume una alianza de ese tipo

Espinosa: la alianza España Suma tiene sentido, pero es improbable con Vox

"El PP y Ciudadanos son casi indistinguibles, tienen ideas muy parecidas, también ideas muy parecidas al Partido Socialista, están todos en una especie de consenso socialdemócrata", en opinión del dirigente de Vox, quien, sin embargo, se desmarca de esa marca que han registrado los populares para exportar la experiencia de Navarra a todo el país, en el caso de que haya nuevas elecciones generales.

Lo que no tiene sentido "es que vayan por separado cuando son prácticamente lo mismo", ha insistido Espinosa de los Monteros, en alusión a la alianza electoral por la que apuesta el líder de los populares, Pablo Casado, para sumar fuerzas contra la izquierda sin renunciar a las siglas de cada formación.

El portavoz de Vox ve factible que esa iniciativa salga adelante, siempre y cuando haya "cierta generosidad" de cada una de las partes e incluso, ha dicho, "pueden llegar a un acuerdo" con el PSOE porque, en muchas cuestiones, "es casi más lo que les une que lo que les separa".

Lo que no tiene tan clara es la participación de Vox en una alianza de ese tipo porque, según ha remarcado, "nosotros sí tenemos posiciones marcadas muy diferenciadas del PP y Ciudadanos".

Eso no quiere decir que no pueda concretarse en algún caso o en algún lugar concreto pero "nosotros vamos por otro camino".

"En política hemos visto cosas muy difíciles así que nunca diré que algo es imposible, digamos que es improbable", incide el dirigente de Vox, un partido que asegura está "en ascenso libre" pese a los augurios de quienes afirman que ya ha tocado techo.

Con sus votos se han formado los Gobiernos de Andalucía, Murcia y, este mismo lunes, Madrid, regiones en las que tiene claro que están "en la oposición".

A nivel nacional, el dirigente de Vox está convencido de que habrá un nuevo Gobierno en septiembre y no descarta incluso de que sea con el apoyo del PP o Ciudadanos al candidato socialista y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez.

El PSOE "encontrará quien le apoye, ya veremos quién es", según Espinosa de los Monteros, quien ve dos escenarios posibles.

Uno sería que Sánchez finalmente consiguiese llegar a un acuerdo con Podemos porque "las izquierdas tienden a entenderse aunque sea en el último minuto" y otro "que haya un apoyo del PP o de Ciudadanos, entrando o no en el Gobierno".

Lo que sí le parece complicado es un entendimiento o "cualquier tipo de diálogo" entre Vox y el PSOE. Quizás con "otro partido socialista" y "en otra época" se hubiese podido hablar, pero "con este partido socialista y con este secretario general lo veo muy difícil", añade.

No obstante, Espinosa ha dejado claro que, si Sánchez les invitase a participar en la nueva ronda de contactos para buscar apoyos a su investidura, la respuesta sería positiva.

"Si el presidente del Gobierno nos llama, uno responde ante semejante responsabilidad institucional, aunque sea para explicarle unas condiciones que uno piensa que no va a aceptar", ha dicho.

En este sentido, "me cuesta trabajo a veces entender a Ciudadanos", un "partido bisagra que no se quiere entender con gente de un lado ni del otro" y cuyo líder, Albert Rivera, ha declinado la invitación del presidente del Gobierno.

Espinosa de los Monteros parece tener mejor relación con el líder popular, con el que se le vio conversando en la ceremonia de toma de posesión de Isabel Díaz Ayuso como presidenta de Madrid.

Pablo Casado "es una persona que tiene muy buen carácter, es fácil el trato con él", ha dicho el dirigente de Vox, antes de subrayar que su partido hará una oposición "dura, responsable y sensata" al nuevo gobierno madrileño después de darle los tradicionales cien días de margen para ver cómo actúa.

De entrada, no le parece "muy acertada" su primera medida, en el sentido de pasar de nueve concejalías a trece, lo que representa "un aumento del 44 por ciento", algo que atribuye al hecho de que haya "muchos sillones para repartirse".

No obstante, al mismo tiempo, considera un éxito que cuente con una consejería que dé especial atención a las víctimas del terrorismo que, a su juicio, "son quizá las grandes olvidadas de la transición española", y otra que se ocupe de la natalidad, después de 40 años de "declive demográfico" en España.

Comentarios