lunes 20/9/21

Errejón espera que los 11.000 millones sean una ayuda directa pero condicionada

El portavoz de Más País, Íñigo Errejón, quiere que los 11.000 millones de euros en ayudas a empresas que el Gobierno aprobará el viernes se otorguen de forma directa y no sean préstamos, pero a su vez que se supediten a criterios de cumplimiento fiscal, medioambiental y de cohesión social

Errejón

En rueda de prensa en el Congreso este martes, Errejón ha instado al Ejecutivo de Pedro Sánchez a concretar ya las condiciones que se exigirán a las empresas para obtener las nuevas ayudas previstas y ha lamentado que dos semanas después de su anuncio no se conozcan porque "este Gobierno produce más titulares que hechos".

"De nuevo hablamos más de lo que discute el Gobierno que de lo que hace o realiza el Gobierno", ha apuntado Errejón antes de pedir al gabinete "que salga del ensimismamiento y que salga del bloqueo".

El representante de Más País quiere que esta vez sean ayudas directas e inmediatas y no préstamos como en ocasiones anteriores, pero que estén condicionadas a un cumplimiento riguroso de las normas fiscales y de sostenibilidad medioambiental y cohesión social.

Errejón cree que no es ya momento de préstamos como al principio de la pandemia cuando algunas compañías tenían dificultades de caja, sino que ahora, cuando hay "sectores enteros a punto de ir a la quiebra o navegando en la quiebra", se requieren ayudas directas como las que se están dando en Alemania.

"El Estado tiene que ayudar a los sectores económicos y los sectores económicos tienen que cumplir con el esfuerzo nacional", ha añadido el diputado de Más País para sostener que haya una condicionalidad fiscal, medioambiental y social para esas ayudas directas.

En la misma línea, el portavoz de Compromís, Joan Baldoví, ha señalado que "el porcentaje de ayudas directas debe ser el mayor", porque las pymes necesitan "poder salir con vida".

Baldoví también ha abogado por la descentralización para que las comunidades autónomas tengan "un papel fundamental", pues "las distancias cortas permiten más eficacia a la hora de repartir", en este caso frente a la postura de Podemos de que la gestión de las ayudas sea estatal.

Con Baldoví en ese punto ha coincidido el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, quien en otra rueda de prensa ha insistido en que las ayudas vayan a parar "a los que más lo necesitan, las pequeñas empresas y los autónomos", ya que las comunidades autónomas tienen que estar en los espacios de decisión "no por nacionalismo", sino porque "es pura eficiencia".

Rufián ha dicho que les está costando hablar de esto "con un Gobierno aparentemente progresista" al que le cuesta -ha asegurado- descolgar el teléfono para llamar a una fuerza que sí es progresista, como ERC.

En otra rueda de prensa, el portavoz de Galicia en Común, Antón Gómez-Reino, ha dicho que desea que esos 11.000 millones en ayudas no vayan "solo al Ibex", sino "también a las pymes y al pequeño comercio y a salvaguardar la actividad económica que construyen el tejido económico del día a día".

"Estamos convencidos de que esas ayudas irán a las necesidades de la economía real", ha confiado Gómez-Reino.

En una comparecencia ante periodistas posterior, la portavoz de EH Bildu en el Congreso, Mertxe Aizpurua, ha instado al Gobierno a dar a conocer ya la planificación del reparto de los fondos europeos.

A su juicio, las condiciones del reparto son "lo más importante" acerca de los fondos europeos y todavía "no hay información".

"Esperamos que se haga en función de baremos para salir bien de la crisis, que tengan que ver con necesidades de la ciudadanía", ha agregado la diputada de Bildu. EFE

Comentarios