miércoles 15.07.2020

La desescalada será más rápida con movilidad entre autonomías en la fase 3

La desescalada irá más rápido de lo previsto, si sigue la evolución favorable de la epidemia, con la ampliación de la movilidad entre provincias y comunidades autónomas a partir de la fase 3, a la que está previsto que se incorpore a partir del próximo lunes 8 de junio más de media España

La desescalada será más rápida con movilidad entre autonomías en la fase 3

La velocidad del desconfinamiento corre paralela a una sensación cada vez más extendida de que el SARS-CoV-2 está bajo control, más allá de los repuntes sucesivos, y de que ha podido mitigarse su virulencia, como admiten epidemiólogos y responsables hospitalarios tanto en España como en otros países duramente azotados por la pandemia.

A pesar de los datos favorables de este lunes, con sólo 71 contagios y ningún fallecimiento consignado con fecha de ayer, vuelven las llamadas a la prudencia y la advertencia de que sigue siendo posible un rebrote, acompañadas de las imágenes de concentraciones masivas de este fin de semana sin ningún tipo de protección ni de distancias.

En la fase 3, que acaban de estrenar las islas canarias de La Gomera, El Hierro y La Graciosa y la balear de Formentera, los Gobiernos autonómicos recuperarán la gestión de las competencias propias, como anunció el domingo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al plantear una sexta y última prórroga del estado de alarma que aprobará el Congreso el próximo miércoles sin los apuros pasados en las dos precedentes, tras volver a contar con la abstención de ERC.

MOVILIDAD AMPLIADA

El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ha abierto hoy de par en par la puerta a una movilidad ampliada en fase 3: “Se puede establecer un nivel de movilidad dentro de una comunidad autónoma o entre comunidades que estén en una misma fase (…) siempre en función de la consideración de las propias autonomías” y si lo permiten los datos que marcan la evolución de la epidemia.

Esta medida, anunciada por Ábalos en una entrevista en RTVE, permitirá acelerar los desplazamientos y los intercambios sin necesidad de que sean por motivos sanitarios, laborales o de fuerza mayor -como pedían diversos presidentes autonómicos como el gallego Alberto Núñez Feijóo- y se recogerá en el texto de la sexta prórroga del estado de alarma, que permitirá que las restricciones a la movilidad se extiendan hasta el 21 de junio.

Los desplazamientos entre comunidades que permitirán acelerar la desescalada se ven, en cambio, con recelo desde autonomías como Murcia, como ha puesto de manifiesto este lunes su presidente, Fernando López Miras, y especialmente desde Castilla-La Mancha y Castilla y León -que no llegará a la fase 2 hasta dentro de una semana-, donde se vincula su alto número de casos con la llegada de personas procedentes de la vecina Comunidad de Madrid.

En una aceleración de la desescalada tiene puestas sus esperanzas el sector turístico para poder adelantar su reapertura propiamente dicha, aplazada ahora hasta el 1 de julio, cuando dejará de aplicarse la cuarentena de 15 días a los viajeros que lleguen a España, que se levantará el día 21 en Baleares como “experiencia piloto”, con lo que el ministro Ábalos ha denominado como “corredores seguros con origen y destino en zonas de escaso contagio”.

Con el horizonte turístico estival como objetivo han estrenado este lunes las cuatro islas avanzadas de Canarias y Baleares la fase 3, a la que esperan sumarse en una semana, total o parcialmente, comunidades que reúnen a más de la mitad de la población española.

Avanzarán entonces, con toda probabilidad, a la 2 Barcelona y su área metropolitana y Madrid, que ha anunciado que pedirá de inmediato el cambio a la fase que permite abrir, todavía con restricciones, los centros comerciales y el interior de bares y restaurantes. Los próximos días serán claves para evaluar si ha habido alguna repercusión negativa tras la incorporación a la fase 1 de las dos conurbaciones más pobladas de España

71 CONTAGIOS

Los cambios de fase están supeditados a la evolución de la epidemia, que este lunes, a expensas del efecto fin de semana, registra el menor número de contagios desde el 5 de marzo, 71, y ningún fallecido con fecha de defunción de ayer. Así es como se consigan las muertes desde hace una semana, con el dato global de los últimos siete días, que hoy son 35 para un total de 27.127, a la espera de una revisión general anunciada para el miércoles.

El Ministerio de Sanidad, que sigue con los reajustes estadísticos y las correcciones de series, cuantifica el total de nuevos positivos desde el pasado lunes en 2.760, la gran mayoría en Madrid y Cataluña, con lo que el total asciende a 239.638. En los últimos 14 días los contagios confirmados se elevan a 6.525 con una tasa de incidencia acumulada media de 13,87.

En la misma línea descendente se inscriben los ingresos hospitalarios, con 245 en los últimos siete días -con Madrid (69), Cataluña (47) y Castilla y León (39) a la cabeza-, de los que únicamente nueve tuvieron que ser trasladado a cuidados intensivos.

Los datos que marcan la evolución positiva de la epidemia se refuerzan con las apreciaciones de profesionales de distintos centros hospitalarios que refieren no sólo el descenso de nuevos casos de covid-19, sino también la menor virulencia de los que atienden en las últimas semanas, como empiezan a corroborar los datos preliminares de algunos estudios, y la mejor disposición para afrontarlos con la experiencia acumulada en los últimos meses.

En este estadio, a los expertos en salud pública les preocupa que se relajen las medidas de seguridad y se produzcan concentraciones como la que reunió la noche del sábado a unos 500 jóvenes en la localidad manchega de Tomelloso en un botellón como otros múltiples, aunque menos numerosos, que se produjeron este fin de semana en Madrid y otras localidades.

SEXTA PRÓRROGA

Asegurada la mayoría para renovar el estado de alarma por sexta y última vez con el sí del PNV y la abstención de ERC, el Gobierno sigue negociando con Cs y encara la votación de este miércoles sin la presión de las dos anteriores, en una sesión que, sin embargo, no se prevé en absoluto calmada, tras los duros reproches de la oposición en los plenos precedentes y la escalada verbal vivida la semana pasada en el Congreso.

El PP, que permanecerá en el no, ha criticado que el Ejecutivo mercadee con los nacionalistas vascos y catalanes para alargar una medida que tiene alternativas, según ha dicho su vicesecretaria general Cuca Gamarra, que ha avanzado que su partido no se opondrá al ingreso mínimo vital, pero pedirá su tramitación como proyecto de ley, al igual que Cs. Vox, que en un principio apoyó dicha ayuda, ha cambiado de posición y habla ahora de medida "antinacional" que llama "a gritos" a la inmigración ilegal.

La vinculación del 8M con la epidemia ha vivido este lunes un nuevo capítulo con la difusión de una conversación, previa a una entrevista, entre la ministra de igualdad, Irene Montero, y una periodista de la televisión autonómica vasca ETB al día siguiente de la manifestación feminista, en la que Montero relaciona la baja participación con el miedo al coronavirus.

La vicesecretaria de Política Social del PP, Cuca Gamarra, y la vicepresidenta del Congreso, Ana Pastor, han reclamado que la ministra dé explicaciones tanto en el Congreso como ante la justicia porque creen que conocía el "riesgo" de las manifestaciones del 8M para la expansión de la covid.

Comentarios