Miércoles 19.12.2018
Robaban en establecimientos de Cataluña

Desarticulado grupo de atracadores responsables de tres robos con violencia

Agentes de la Policía Nacional, en una operación conjunta con los Mossos d´Esquadra, detuvieron entre el 31 de octubre y el 2 de noviembre a tres hombres y una mujer de nacionalidad española, con edades comprendidas entre los 20 y 47 años, como presuntos autores de tres robos con violencia e intimidación

La investigación se inició a principios del mes de octubre tras un atraco con arma de fuego ocurrido el día cinco en una entidad bancaria de Castellbisbal (Barcelona). A las 13.10 horas, el atracador accedió a la sucursal y demandó el dinero a uno de los tres trabajadores utilizando un arma de fuego. Tras coger el dinero de los diferentes cajones, también se apropió de una bolsa que contenía 12.000 euros sustrayendo un total de 20.000 euros.

El hombre huyó en una motocicleta y, cuando circulaba por una rotonda, cayó al suelo aunque consiguió darse a la fuga gracias a la ayuda de dos peatones. Fruto de las primeras gestiones de la investigación, se pudo determinar la autoría de este hecho y la relación con otros dos ilícitos perpetrados con anterioridad.

Implicados en dos atracos anteriores

El primero de los dos hechos ocurrió el 27 de septiembre cuando dos ladrones entraron en una empresa de Reus y exhibieron un arma de fuego. Amenazaron a dos trabajadores y, mediante empujones y golpes, les trasladaron hasta la zona donde se encontraban dos cajas fuertes y les conminaron a su apertura. Al no conseguirlo, los autores huyeron sin llevarse nada. Una de las víctimas tuvo que ser tratada médicamente por los golpes. Además, los investigadores identificaron a uno de los dos asaltantes y los testigos confirmaron esa identificación.

El segundo hecho sucedió el 4 de octubre, cuando dos hombres intentaron atracar un establecimiento en Vilafranca del Penedès amenazando a los trabajadores con dos armas de fuego. En esta ocasión, volvieron a marcharse sin llevarse nada pero, antes de partir, le dieron un puñetazo en la nariz a uno de los trabajadores.

A partir de las diversas gestiones de la investigación, se pudo averiguar que los ladrones se habían desplazado con una motocicleta y se pudo identificar a uno de los individuos, al que también reconocieron las víctimas.

Vigilancias en Santa Pola (Alicante)

La investigación policial se centró en localizar y detener al líder del grupo, que tenía numerosos antecedentes. Por este motivo, se formó un equipo conjunto de investigación entre Policía Nacional y Mossos de Esquadra, lo que permitió controlar el viaje de uno de los implicados, acompañado por dos menores, hasta la localidad de Santa Pola. En la ciudad alicantina, se fijó un seguimiento más específico para comprobar in situ sus movimientos y sus posibles encuentros con el segundo sospechoso.

Al estacionar el vehículo en una plaza de la localidad, apareció un hombre vestido con capucha y que, con actitud vigilante, acudió a su encuentro y al de las menores, llegando a producirse un contacto entre ellos para, a continuación, seguir por separado. Ante la posibilidad de que esta persona pudiera ser el segundo implicado en los atracos, el dispositivo de vigilancia se dividió entre los dos objetivos.

Minutos más tarde se produjo un nuevo contacto entre los involucrados y, posteriormente, los agentes volvieron a localizar al segundo sospechoso en una calle cercana donde pudieron confirmar definitivamente que se trataba de la persona investigada. En ese momento se procedió a su detención y a la del primer investigado.

Dos registros domiciliarios

Al día siguiente, los agentes realizaron una entrada y un registro en el domicilio del principal investigado ubicado en la localidad de Santa Pola y, posteriormente, se registró el domicilio del otro detenido situado en El Vendrell. En las dos entradas que se hicieron, los agentes encontraron un arma de fuego detonadora que había sido modificada y habilitada para disparar, una defensa eléctrica tipo Taser, una defensa extensible, un spray de defensa, munición real, unos 4.550 euros y aparatos de telefonía móvil.

Finalmente, los policías detuvieron en Reus a una mujer y a otro hombre que estarían relacionados con los hechos investigados. Los cuatro detenidos fueron puestos a disposición judicial quien decretó el ingreso en centros penitenciarios de la Comunidad Valenciana de los dos primeros arrestados, quedando los dos últimos en libertad con cargos.