jueves 24.10.2019

Delfines varados en Oyambre (Cantabria) en mayo murieron por una infección

Los exámenes post-mortem a los 15 delfines listados varados en la playa cántabra de Oyambre el 18 de mayo revelan síntomas compatibles con enfermedad infecto-contagiosa que afectó prácticamente a todo el grupo, si bien faltan de conocer los resultados de pruebas que determinarán exactamente qué causó el brote

Imagen Gobierno de Cantabria
Imagen Gobierno de Cantabria

A primera hora de la mañana del 18 de mayo, los paseantes y los surfistas que llegaban a la playa de Oyambre se encontraron con diez delfines muertos y otros cinco que aún seguían vivos pero moribundos, y que reiteradamente varaban.

Con la intención de salvarlos, varios de los surfistas intentaron reflotar a los delfines que permanecían aún con vida, y aunque en un primer momento se pensó que quizás alguno de ellos podría haber sobrevivido, el balance final, una semana después, confirmó la muerte de los 15 animales.

Las necropsias han sido realizadas por los técnicos de la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno cántabro con la Fundación Oceanogràfic de Valencia, en virtud de la colaboración que mantienen ambas instituciones en materia de investigación y asesoramiento de varamientos de animales marinos en la costa de Cantabria.

En los exámenes post-mortem se vio que se trataba de un grupo formado por individuos de ambos sexos, de animales adultos jóvenes y adultos y ninguna cría.

Dos de las hembras estaban gestantes, una de ellas, en avanzado estado de gestación.

Los animales no presentaban lesiones externas ni marcas de interacción con pesquerías y estaban en buena condición corporal.

En el plano interno el hallazgo más significativo fue una marcada congestión del cerebro en todos los animales, tras lo que se realizó una toma de muestras exhaustiva de todos los ejemplares y se enviaron tejidos a analizar a diversos laboratorios en Zaragoza, Madrid y Valencia.

El estudio microscópico (histopatología) realizado de los tejidos de los delfines ha revelado una inflamación del cerebro y de las meninges en un 80 por ciento de los animales, así como lesiones en otros órganos compatibles con una enfermedad infecto-contagiosa.

El Gobierno regional explica en una nota de prensa que los datos históricos existentes, el número de individuos varados y las especies implicadas en los meses transcurridos durante el ejercicio 2019 apuntan a "un evento de mortalidad inusual ligado a un proceso infeccioso para delfines".

Dada la información existente sobre medicina y epidemiología en mamíferos marinos y la presencia detectada de animales positivos a diversos agentes infecciosos, cabría esperar el varamiento de más ejemplares durante las próximas semanas.

También advierte el Ejecutivo que debido a las lesiones neurológicas típicamente observadas en estos procesos, es posible que se den nuevos casos de ejemplares vivos con signos de desorientación en las costas. 

Comentarios