viernes 26/2/21

La caldera del edificio afectado por la explosión gas llevaba días funcionando mal

La caldera de gas del edificio de la calle Toledo de Madrid que ha explotado este miércoles y ha provocado al menos la muerte de tres personas llevaba días funcionando mal, pero por las nevadas del temporal Filomena tuvo que demorarse su arreglo

Policía Municipal de Madrid
Policía Municipal de Madrid

Este inmueble pertenece a la parroquia de la Virgen de la Paloma y San Pedro el Real, ubicado en la calle Toledo, 98, según asegura la Archidiócesis de Madrid en una nota de prensa.

El edificio anexo al templo, en el que se ubican dos pisos de los sacerdotes, varios locales parroquiales y de Cáritas, ha quedado destrozado.

En el momento de la explosión se encontraban en el lugar el párroco, Gabriel Benedicto, y el sacerdote Alejandro Aravena, que se encuentran bien, mientras que un tercero, Rubén Pérez de Ayala, ha sido trasladado al hospital grave con quemaduras.

Entre los fallecidos se encuentra David Santos Muñoz, electricista de 35 años, padre de cuatro niños, y miembro del Camino Neocatecumenal que había acudido a echar una mano, señala el comunicado.

Santos acudió al edificio a revisar la caldera ya que llevaba un tiempo funcionando mal y no se había podido arreglar antes debido al temporal Filomena, según afirman a Efe fuentes de la congregación.

Según estas mismas fuentes, el cadáver de Santos ya ha sido recuperado y las autoridades han comunicado la noticia a la familia.

La otra persona fallecida cuya identidad ha sido confirmada es una mujer de 85 años que caminaba por la calle en el momento de la explosión.

Comentarios