sábado 06.06.2020
DETENIDO POR ROBOS EN ALICANTE, ESTÁ ACUSADO DE ESTAFAR UN MILLÓN A UNOS JOYEROS DE MADRID

Cae Torrebruno

Un fuerte dispositivo de la Guardia Civil consiguió detener hace unas semanas a ´Torrebruno', un escurridizo delincuente italiano acusado de estafar 900.000 euros a unos joyeros de Madrid. Unos robos en la Marina Baja de Alicante acabaron con su arresto

La casa de Giuseppe Gala en Villaviciosa de Odón (Madrid).
La casa de Giuseppe Gala en Villaviciosa de Odón (Madrid).

Giuseppe Gala, ‘Torrebruno’, delincuente italiano buscado por varias estafas en Madrid, Canarias e Italia, ha caído finalmente en manos de la Guardia Civil. Agentes del Cuerpo Armado lo detuvieron a finales del pasado mes de noviembre en la localidad alicantina de Benissa, tras una aparatosa persecución en coche. La Guardia Civil lo identificó como autor de varios robos en viviendas de la Marina baja alicantina. En uno de ellos un testigo lo identificó en las fotos que le mostraron los agentes. ‘Torrebruno’ ingresó en prisión por orden del Juzgado número 1 de Denia. La Guardia Civil pudo comprobar que ‘Torrebruno’ estaba buscado por varios juzgados, el último el 53 de Instrucción de Madrid, por la presunta estafa de casi un millón de euros a una importante firma de joyeros.

Lo llamativo es que no es la primera detención de ‘Torrebruno’ en los últimos meses, pero hasta ahora ningún juzgado sorprendentemente había decretado su ingreso en prisión. Estas detenciones tuvieron lugar por motivos muy parecidos al actual, presuntos robos con violencia, atentando contra las fuerzas de seguridad del estado y multitud de estafas. Las últimas detenciones tuvieron lugar en Pozuelo de Alarcón y Marbella, donde además la Policía pudo comprobar que había una orden de identificación procedente de Italia por el sistema SIRENE y una orden del Juzgado de Instrucción número 53 de Madrid. Pero nada de esto sirvió para que fuera puesto a disposición judicial.

‘Torrebruno’, que se mueve hasta con seis identidades diferentes, fue condenado en su país por la muerte de un agente de policía y varios robos. Posteriormente, su carrera delictiva siguió en Canarias, donde fue investigado por el robo de cajas de seguridad en hoteles de lujo por un importe de 700.000 euros. De hecho, una de las peticiones de busca y captura que se han descubierto ahora procede de un juzgado de Las Palmas de Gran Canaria y otra más por estafas millonarias en Italia y por lo cual se encuentraba en averiguación de paradero por las autoridades Italianas.

Tras este camino por la delincuencia, Giuseppe Gala se estableció en Villaviciosa de Odón (Madrid), donde comenzó a operar en el entorno de conocidos joyeros de la capital. Uno de ellos, David García Sotoca, recurrió a los servicios de ‘Torrebruno’ para solucionar una deuda que tenía con una prestigiosa firma de joyeros de Madrid. Se trataba de varios diamantes que, de acuerdo con la denuncia que investigan juzgados y Policía a la que ha tenido acceso ESTRELLA DIGITAL, García Sotoca adeudaba a esta firma tradicional de joyeros, y luego dijo que le habían sido robadas en Amberes.

En un giro que complica más el asunto, extrañamente García Sotoca, tras iniciar el trámite, renunció a cobrar la indemnización por el robo de las joyas al seguro.

Pero hay más pistas sobre los movimientos de ‘Torrebruno’ y García Sotoca. La denuncia de los joyeros aventura que las piedras estafadas podrían haber sido adquiridas después por la firma Moon Diamonds, de Madrid. Esta compañía ha negado a este diario la compra de estas piezas, aunque sí reconoce haber estado interesada en la compra de una de ellas a su legítimo dueño, “aunque no llegamos a un acuerdo en el precio”, explican. Lo que también reconocen es tratos comerciales con ‘Torrebruno’. “Si le conocemos puesto que en reiteradas ocasiones se ha personado en nuestra oficina, pero sólo hemos llegado a realizar con el dos transacciones económicas”, han explicado a este diario. Las dos operaciones que reconoce Moon Diamonds con ‘Torrebruno’ fue la compra de un reloj de oro y la venta de un collar. “El reloj figura dado de alta en nuestro libro de registros policiales”, aseguran.

Giuseppe Gala, pese a su carrera delictiva, había conseguido instalarse con enorme comodidad junto a su familia en un gran chalet en la calle Holanda del municipio de Villaviciosa de Odón. Del mismo modo, un despacho de abogados de esta localidad le llevaba sus inversiones y tanto su esposa, Anja Botos, como sus hijas gozan de una desahogada posición económica, con vehículos de alta gama (un jaguar y un Audi) e incluso estudios en un colegio privado en una de las zonas más caras del noroeste de Madrid.

Ahora la carrera delictiva de Gala parece haberse detenido de golpe. Así fue como acabó la persecución, entre las localidades de Calpe y Benissa, con un choque contra otro vehículo cuando huía frenéticamente de una operación de captura de la Guardia Civil.

Los agentes supieron que ‘Torrebruno’ iba a acudir a comer a un caro restaurante de Calpe. Según el relato de la agencia EFE, éste realizó varias pasadas en coche para reconocer la zona, como medida de precaución, por lo que se dio cuenta del dispositivo policial. Así las cosas, ‘Torrebruno’ aceleró de golpe para huir de los coches camuflados del Cuerpo Armado, pero fue cayendo en una emboscada de mayor alcance tendida por los agentes. En su enloquecida carrera de huida acabó entrado en  Benissa hasta meterse en una encerrona de tráfico. Chocó con un coche y trató de fajarse de la Guardia Civil marcha atrás, hasta que no le quedó más remedio que entregarse.

Los agentes encontraron tarjetas de crédito de la entidad financiera Bankia y de otra entidad y una importante cantidad de dinero en efectivo, además de unos guantes negros, un crucifijo y otros materiales como una tarjeta de identidad nacional italiana. Una de las muchas identidades de que dispone este delincuente internacional, que utilizaba el mote de ‘Pino’ o ‘Torrebruno’ en función de sus actividades.