Viernes 19.04.2019

16 detenidos por hackear tarjetas para pagar la entrada ilegal de colombianos

La Policía Nacional y el Servicio Secreto de Estados Unidos han desarticulado, con la detención de 16 personas en diferentes provincias españolas, un grupo que presuntamente usaba tarjetas bancarias hackeadas para financiar la entrada ilegal de ciudadanos colombianos a España, y que defraudó más de 250.000 euros

Más de 16 personas han sido detenidas en Madrid, Barcelona, Valencia, Castellón, Pontevedra, Palma de Mallorca y Bilbao acusados de uso fraudulento de tarjeta bancaria, falsedad documental, estafa, inmigración ilegal y estancia irregular, receptación y hurto, según ha informado la Dirección General de la Policía.

Los agentes han detectado más de 300 billetes adquiridos con tarjetas usadas de forma fraudulenta y han identificado más de 200 viajeros que habrían utilizado las rutas aéreas Bogotá-Madrid, Bogotá-Barcelona o Bogotá-París-Madrid.

Según la Policía, la investigación se inició cuando agentes especialistas en falsedad documental y control de flujos migratorios detectaron movimientos de viajeros que podrían estar relacionados con actividades de inmigración ilegal de ciudadanos colombianos hacia España.

De forma paralela, agentes especializados en medios de pago detectaron el uso ilícito de numeraciones de tarjetas cuya finalidad era la compra de billetes de avión y su posterior uso por terceras personas.

Todo ello permitió a los investigadores establecer que se trataba del mismo grupo criminal dedicado presuntamente a introducir ciudadanos colombianos en España de manera ilegal, ya que los gastos de estos viajeros eran abonados con datos de tarjetas obtenidas ilegalmente.

Además, la Policía ha apuntado que la banda contaba con toda una red de establecimientos conniventes que facilitaban la realización de los cargos a las tarjetas.

Las pesquisas delimitaron que la información de las tarjetas bancarias era conseguida a través de la "darknet" o internet oscura, en concreto en páginas especializadas en la venta de este tipo de datos.

En ese sentido, los investigadores constataron que los propietarios de las tarjetas se encontraban en más de una veintena de países, a pesar de que los beneficiarios del fraude eran en su mayoría de nacionalidad colombiana, que además utilizaban documentos falsos: pasaportes estadounidenses, cédulas mexicanas y documentos españoles.

Por eso en la investigación colaboró el Departamento de Aduanas y Protección Fronteriza y el Servicio Secreto de los Estados Unidos.

La operación continúa abierta y la Policía no descarta nuevas detenciones. Los agentes están investigando otros itinerarios, con origen en Colombia y destino otros países como Estados Unidos. 

Comentarios