Los asistentes al concierto huyen aterrorizadamente tras las explosiones