Un golpe de calor a 300 metros de la meta le cuesta el título a Jonathan Brownlee